Depresión y Solidaridad

Solidaridad
Solidaridad

¿Quien no ha sentido tristeza? Un sentimiento humano producto del pensamiento. El reciente suicidio de Robin Williams ha puesto en boca de muchos su juicio al respecto del suicidio y la depresión. Hay quien piensa que suicidarse es de cobardes, jamás compartiré esa opinión, la persona debe tener mucha valentía para dejarlo todo, infringiéndose dolor corporal, cualquiera que este sea; lo cierto es que algo no funciona en su vida, según su cordura. Para que la depresión lleve al individuo a pensar en el suicidio, se dan diversos factores estudiados por la psicología, el medioambiente entre ellos.

Me puse a pensar que a diferencia de algunos, cuando adquirí la discapacidad, sufrí claro, pero nunca pensé en retirarme de este mundo. Entonces recordé el momento cuando la idea del suicidio me rondó, como la enfrenté y como muchos granitos de arena contribuyeron para creer que la vida vale la pena, uno de estos granitos les quiero compartir.

Calidad Humana

Cuatro días después de haber dejado el cuerpo de mi hijo en el cementerio, llegué junto a mi ex esposa a almorzar al 4º nivel del Centro Comercial Próceres en la zona 10 de Gatemala. Nos ubicamos en una mesa y ella sacó su cartera y empezó a buscar su dinero, igual le dije que buscara lo mismo en mi maletín. Mientras lo hacía, empecé a recordar cuantas veces habíamos comido ahí con mi chico, no contuve mi llanto que entonces era muy doloroso. Mi acompañante es de un carácter súper fuerte, pero igual se quebró.

De pronto una trabajadora de uno de los restaurantes, específicamente de uno de comida cubana, se acercó y dijo:  – hoy tenemos degustación gratis, díganme que desean.- Esto dándonos la carta. Por un momento no comprendía nada, hizo falta que me respondiera varias veces mis preguntas, incluso sobre que una degustación no quería, sino iba a almorzar. Ella nos dijo que la degustación era un almuerzo total, con gaseosa o la bebida que prefiriéramos. Anteriormente ya había comido ahí, y de lo que ofrecen me gusta el guiso de lengua, fue lo que pedí y mi compañera otra especialidad. Cada plato de estos pasa fácil de Q50.00, no me explicaba como promocionaban de esa forma.

Lo anterior hizo olvidar por un rato mi pena, hurgando por lo que sucedía. Llegué a dos teorías, una que en el lugar hubo alguien que me invitó a comer, que me conoce y por lo cual no quiso decirme nada sabiendo como soy. La otra, y más probable, es que en el momento en que me vieron llorar, y a mi acompañante registrar las carteras, concluyeron que no llevábamos dinero, y saber que cara llevaba el tipo en silla de ruedas…

Lo cierto es que ellos me hicieron sentir que la vida vale la pena, eso en aquel momento en que me rondaba el suicidio. Alguien que te da algo cuidando tu dignidad es un ser extraordinario, muchos esperan las gracias, pero hay quienes solo dan porque su corazón se alimenta de ello.

“Sin un corazón lleno de amor y sin unas manos generosas, es imposible curar a un hombre enfermo de su soledad.” Madre Teresa de Calcuta.

Un artículo de Byron Pernilla para Asodispro®

Anuncios

Pienso que:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s