CADENA DE FAVORES -II-

Paola L. López L.
Paola L. López L.

Mefiboset en la casa del Rey

Ahora bien, después de esta trayectoria donde persiste el dolor físico, el dolor de vivencias propias y circunstancias no deseadas, me he logrado levantar con la mano de Dios y los que me han rodeado en sus “cadenas de favores” y por iniciativa propia, aún en las circunstancias que he vivido, el levantarse del dolor es parte de lo que algunos llamamos iniciativa, positivismo y emprendimiento.

Años atrás empezamos con mi familia la labor de apadrinar niños de escasos recursos una vez al año. Un día me senté con mi mamá a platicar porque mi problema físico se ha agravado con dolores en las articulaciones, me truenan los huesos, ya no puedo caminar como antes, y se me ha complicado con artrosis en las rodillas y caderas, comentándole, le decía que muchos nos acercamos a ayudar el necesitado de escasos recursos, pero cuántos de nosotros vemos la verdadera realidad de una persona con discapacidad, de las que muchos no conocen y no se ven. Hoy hace pocos años iniciamos visitando a niños y adultos con diferentes discapacidades y no se imaginan la realidad en la que viven, no terminaría de contarles la infinidad de necesidades no solo las básicas, sino morales, espirituales, de salud, apoyo, etc. Somos muy pocos los favorecidos, los que encontramos apoyo. Con mi familia tomamos la decisión de realizar está cadena de favores ya con niños con discapacidad, haciendo participe a familiares y amigos, labor que de se ha extendido y se ha convertido en un Ministerio llamado Mefiboset, apoyado ahora por mi Iglesia.

Fue así que la sensibilidad de conocer estas situaciones un día viendo un programa de televisión vi a Byron Pernilla Director de Asodispro, me lleno tanto el corazón de saber que existía una Asociación de Personas productivas con Discapacidad, tanto fue así que pronto hice contacto con su persona, sin conocerle mucho recuerdo que le comente de mi proyecto de apadrinar niños con discapacidad y solo teníamos comunicación por teléfono, poco tiempo antes del paseo navideño de Asodispro, le llame para solicitarle el listado de personas que asistirían al paseo, diciéndole: voy a ver cómo te apoyo, PERO no me comprometo a nada, porque no me gusta quedar mal con nadie, (es algo que digo porque realmente a base de promesas no se ayuda) días después me bendijo con llevar dos cajas enormes de regalos, dulces, chocolates, lápices decorados, gaseosas, desechables, etc., tanto que tuve que pagar un taxi y no me cobró para llevarme más bien me dio un aporte para ayudar, me sentía tan agradecida con Dios y feliz de conocer por primera vez a Byron, a Asodispro a su directiva y sus colaboradores.

¿Quién era Mefiboset?

2ª. Samuel capitulo 9, versículos 2 al 13

Hoy por hoy, ya no ha sido una vez al año apadrinar niños, la necesidad no es una vez al año, es diaria, es constante. He visto padres que llevan a terapia a sus hijos, viendo cómo conseguir para pagar un taxi, llevando a su hijo, solo con los alimentos para el niño, conseguir para los pañales, llevar la silla de ruedas y los aparatos que utilizan; el esfuerzo tiene un nombre: AMOR. Ahora ya formo parte de la Directiva de Asodispro en el área social y estamos en la búsqueda de unir voluntarios a nuestra cadena de favores de Asodispro y Mefiboset.

Un artículo de Paola L. López L. para  Asodispro®

Para cualquier apoyo a PCD en condición de pobreza:

Paola López: asocialasodispro@gmail.com

Byron Pernilla: asodispro@gmail.com

http://www.asodispro.com

Anuncios

Pienso que:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s