Los hoyitos

0008150548B-1920x1280Nacieron en el mismo momento que mi hogar. La primera vez que los miré me fueron indiferentes. Era una mejor época, tenía familia y (sin saberlo) disfrutaba de los clavos domésticos. Les empecé a poner atención en las madrugadas, aquellas en que después de disfrutar del sexo a plenitud, no puedes dormir. Me imagino como me verían, quizá envidiosos al contemplar junto a mí aquel hermoso cuerpo. Fue entonces que al no poder dormir empecé a contar cuantos de ellos habían en la pared.

Tengo la particularidad que cuando duermo frente a ellos no puedo esquivarlos, esto aunque quiera. Fueron testigos de noches planas de felicidad, de momentos imborrables de éxito, de cuando todo salía bien.

Después pudieron ser testigos de mis clavos económicos. Noches eternas en que piensas en los miles de trabajos que pudieras hacer, pero que nadie te da. Cuentas por pagar, cosas que debía comprar y hasta cosas que debía vender. Esos eran los pensamientos que me absorbían entonces, solo distraído a veces, al ver a uno que otro animalito salir de los hoyitos; cosa que hacía que al otro día corriera a comprar insecticida, que no se bien si era porque me la llevaba de pulcro o era porque quería mantener limpios los hoyitos.

Fueron testigos de la llegada de la soledad. Quizá burlonamente presenciaron mi llanto, puesto que quizá llegué a ser un huésped petulante al sentirme realizado como hombre. En ese momento presenciaban como una autoestima se hacía pedazos tras una vulgar, aunque común, traición. Las noches eran largas, los veía toda la noche; mientras que hablando de despecho con la pared, quizá observaron como me asaltaba el alba.

Sobrevino una breve pausa de felicidad, que terminó de una manera tan cruel, que ni sé como dormí junto a ellos. Presenciaron el saqueo de mi casa mientras yo dormía. Pero ahí estaban, callados y quizá ahora sintiendo pena.

Hoy los veo con otros ojos, a veces formó figuras caprichosas con ellos, y como que si de nubes se tratará, siempre encuentro una nueva silueta. Vemos tele, escuchamos música, y hasta les cuento mis fantasías. Ahora les he pintado, y pareciese que veo una figura más alegre, he pensado en ponerle nombre a uno, quizá se llame soledad.

FIN

 

Para salirme un tanto de las tendencias políticas o de moda actual, decidí publicar el anterior escrito, que originalmente fue publicado el domingo 14 de marzo de 2010, esto en un blog que administro con seudónimo. Pocos captaron pues nadie ahí sabe que tengo discapacidad física, se que muchos más acá, que son PCD o me conocen, comprenderán mucho mejor. Es un escrito muy personal, algo que salía de mí tras desastres consecutivos en mi vida, y forma parte de un rompecabezas de escritos, surrealistas, hasta fantásticos que partieron de crueles realidades. Quizá lo borre pronto de este blog. Escribí aquello mientras escuchaba:

Igual me sirvió a mí para discernir, para darme cuenta cuanto cambia una vida, una forma de pensar. La vida independiente de una persona tetrapléjica es muy difícil, pero navegar en ese mar tormentoso, te lleva a ver y sentir lo que muchos ignoran. Aunque a veces pierdas, lo realmente importante es tomar las propias decisiones, y es que, así es la vida de caprichosa.

Byron Pernilla

Anuncios

Pienso que:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s