Amante devoto

A raíz de una publicación sobre sexualidad, sostuve una conversación con una chica argentina, quien me decía que resaltar la belleza de las PCD era quizá profundizar las desviaciones de los “devotee”.

Parafilia

De para- y -filia.

  1. f. Psicol. Desviación sexual.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Para información general, siempre habrá alguien que no sepa del tema, los Devotee (Devotos), son personas que gustan sexualmente de personas con discapacidad, generalmente física, o sea es una parafilia. En redes sociales de búsqueda de parejas hay perfiles, en su mayoría hombres, que buscan una relación con una mujer con una discapacidad específica.

Este mundo está loco, bueno siempre lo ha estado. Yo, un tipo actualizado casi siempre en internet, siempre he sido chapado a la antigua en lo que a sexualidad se refiere. Alguna vez sostuve conversaciones telefónicas con alguien que me invitaba, con su conversación, al sexo más seguro. Pero simplemente no me salió, bueno, no era lo mío. Tan difícil me resultaba, que busqué ayuda con otra amiga, quién me terminó de abrir los ojos y oídos.

Ella me dijo que era “normal” (pensando en “American Pie”) y me dio tips de lo que debía decir para “hacerlo bien”. A mi cuestionamiento de que eso era extraño, mi cuata me dijo, palabras más palabras menos: -“Lo que a ti te excita, excita a otros que se parecen a ti, al igual que todos, debemos buscar a quienes les gusta lo mismo. Como la comida, yo no como chile, tu sí, pero eso no te hace raro, pues hay muchos iguales, y si te das cuenta, podemos comer juntos.”-

Después de esa analogía quedé traumatizado con el chile, jaja. La verdad es que nunca haré lo que me hace sentir incómodo. Las parafilias que se endilgan a la discapacidad están un tanto más allá de aquella explicación gastronómica, puesto que no es solo el antojo de un plato, es la fijación en solo un sabor y no en la necesidad fisiológica.

Carolina Mora una psicóloga venezolana que cree que los devotee no deben ser considerados “enfermos”, y que se necesitan de más estudios. La investigadora se dio cuenta de que había algo raro en un hombre sin discapacidad que la contactó en una red social, el tipo tenía muchas amigas con discapacidad, encontró su primer devoto. Ahí una de las claves para saber si conoces un devoto.  La etiqueta está servida, estarán los que para justificar dicen “hay quienes no saben que son devotos”, y no faltará aquel que con esto acuse entre líneas a quienes aman a una PCD.

Quizá para quienes tienen vedada una oportunidad los devotos sean el salvavidas, por lo menos para sentir. Pero me perturba saber que hay gente sin necesidad, metida en este universo paralelo. No soy nadie para condenar o no el tema, pero si debe ser comentado abiertamente a las insipientes juventudes con alguna discapacidad física, que en su intelecto definan lo correcto e incorrecto de acuerdo con sus principios.

Es mejor que en familia se informe al respecto, a que algún desconocido enseñe ese camino, mucha gente en la oscuridad tiene más de una desviación, el peligro es real.

Más allá de todo ese mundo de parafilias, terminologías, investigaciones y expertos en trabes, yo prefiero, como en todo, gustar por mi forma de ser y pensar. El sexo solo es parte de, no lo es todo.

De Byron Pernilla

Anuncios

Tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s