La vergüenza de una silla de ruedas

Desde pequeños nos enseñan que es incorrecto, claro, esto de acuerdo a la escala de valores que se maneja en el primer universo que conocemos: la familia. Nos muestran que hacer lo incorrecto nos debe dar vergüenza, pues hacemos el ridículo ante todos.

Yo adquirí tetraplejia en el momento cumbre de mi juventud, estudiante, liderando un grupo, con líos de chicas y asiduo concursante de bailes en discotecas; pasar a usar silla de ruedas fue impactante, pero increíblemente no traumatizante, como es evidente en algunos. Creo que más que espantarme por tener que usarla, le vi como un medio y eso me ayudó, a mí un pragmático.

Con el tiempo llegué a conocer a personas que se avergüenzan de usar silla de ruedas, que por algún motivo piensan que usarla es de personas de segunda clase. Entonces ves personas que huyen a todo lo relacionado con su silla de ruedas, lo triste de no aceptar la realidad. Pero mucho de esto tiene que ver con las cosas que equivocadamente se creen correctas.

Existe un video con miles de visitas, en él un chico se levanta de la silla de ruedas para recibir su título universitario y en otro video una chica se levanta de su silla de ruedas y con dificultad camina hacia el altar donde la espera su futuro esposo. Entre los miles de comentarios de estas publicaciones suelen ser frecuentes aquellos de: “Qué valor” “Eso es querer superarse” “Eso es amor” “Alguien así es de admirar”. El mensaje es claro, pues ¿Y qué con quienes no pueden ponerse de pie?

Siempre se puede ser único, o sea, el mismo

Cuando nacemos lo hacemos desnudos, inocentes y vulnerables a todo y a todos. Hitler pensaba que desde ese momento había superioridad de los arios y comenzó asesinando a personas con discapacidad, al rededor de 50 millones de muertos le sirvieron a la humanidad para demostrar que no, le hubiese bastado ver una pelea de Mohamed Ali.

Un color, un idioma, una creencia ni mucho menos una triste silla de ruedas define la calidad de una persona. Stephen Hawking demostró que no necesitó ponerse de pie para hurgar el universo, pero más allá de ejemplos universales, conozco a un amigo que tampoco se paró y cumplió 30 años de matrimonio, él con 40 de estar en silla de ruedas, aunque a él no sé por qué felicitarlo jaja.

Al principio de mi tetraplejia no me dejé ver en mi colonia, mis queridos rivales se burlarían y yo no quería darles gusto, me torturaba la idea de verles reír, como al año logré superar esa etapa. No hace mucho volví a la colonia y me encontré con un ex rival de mis andanzas de juventud. Era una fiesta de 15 años de una mi sobrina. De pronto alguien se sentó a mi lado y me dijo mi apodo. Asustado me di cuenta que había sido mi némesis, sin tiempo de reaccionar me dijo: “Te odio cabrón, estés como estés siempre serás vos”.

De Byron Permilla

Anuncios

Tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s