Cuando afectas la vida de otros

Cundo vas camino a un hospital piensas en que todo se resolverá, que sufrirás un poco pero que no debe pasar a más. Claro, hay quienes lo hacen pidiendo ayuda celestial. En mi caso, con 29 años sentado en una silla de ruedas, solo vas pensando en el testamento. ¡Es cierto! Seguir leyendo

Anuncios

El suicidio en la oscuridad

A raíz de un artículo, conversábamos con socias de esta organización y todos planteaban diferentes formas de salir de la depresión. Recordé una anécdota que a mí me sirvió y no sé si ya la escribí acá, o en otro blog que tengo con seudónimo, pero si así fue, por favor léalo pues lo adapte.

El suicidio

¿Quién no ha sentido tristeza? Un sentimiento humano producto del pensamiento. Hay quien piensa que suicidarse es de cobardes, jamás compartiré esa opinión, la persona debe tener mucha valentía para dejarlo todo, infringiéndose dolor corporal, cualquiera que este sea; lo cierto es que algo no funciona en su vida, según su cordura. Para que la depresión lleve al individuo a pensar en el suicidio, se dan diversos factores estudiados por la psicología, el medioambiente entre ellos.

Me puse a pensar que a diferencia de algunos, cuando adquirí la discapacidad, sufrí claro, pero nunca pensé en retirarme de este mundo. Entonces recordé el momento cuando la idea del suicidio me rondó, como la enfrenté y como muchos granitos de arena contribuyeron para creer que la vida vale la pena, uno de estos granitos les quiero compartir.

vb3

Calidad Humana

Cuatro días después de haber dejado el cuerpo de mí hijo en el cementerio (con quien viví intensos 14 años), llegué junto a mi ex esposa a almorzar a un Centro Comercial de la ciudad Guatemala. Nos ubicamos en una mesa y ella sacó su cartera y empezó a buscar su dinero, igual le dije que buscara lo mismo en mi maletín. Mientras lo hacía, empecé a recordar cuantas veces habíamos comido ahí con mi chico, no contuve mi llanto que entonces era muy doloroso. Mi acompañante es de un carácter súper fuerte, pero igual se quebró. Seguir leyendo

La señora de la silla de ruedas

cc1

Cada que salía le veía, un día en aquella esquina, otra, en esa parada de bus, a veces la acompañaba un niño. Era ya una señora, quizá unos 45 años, siempre maquillada, en su silla de ruedas extendía la mano a los transeúntes y automovilistas. Los conductores le daban monedas, mientras ella les agradecía por su nombre, era como un personaje popular. ¿Qué sentía? Lo más seguro era humo. ¿Por qué lo hacía? Por haragana lo más probable.

Más de alguna vez dije: – Si ella trabajara, por lo menos de lavar ropa, no estaría dando lástima.- Mi ego rebuznaba, presumía el que yo trabajara a pesar de mi tetraplejía. Entonces no me relacionaba con PCD, mi vida era muy distante a esto, como la de tantos. Pensaba que mucha culpa tenía gente como ella del estereotipo de pedigüeños que muchos endilgan a las PCD.

Un buen día, se inauguró una casa hogar para necesitados en el área, y la esposa del alcalde del lugar me invitó. Ahí estaba aquella dama, su aroma un tanto agobiante delataba su pulcritud, su intenso maquillaje su identidad. Me saludó con un giñó y su fácil sonrisa de carmín, como quien saluda a un colega. Pude pensar: -Ha que igualada.-

En lo que mi asistente se fue, ella se acercó. Muy amena rompió el hielo y me invitó un café. Yo a merced de no poder mover mi silla, opté de cortesía, no tenía entre mis planes hablarle. Me contó algo que cambió mi pensar.

cc2

Era una señora de treinta y tantos, vivía con su esposo, hijo de 6 años y su madre ciega de ochenta y tantos. Para ganarse la vida vendía atol y tostadas en una parada de bus. Un día una camioneta se estrelló en su negoció, perdió las dos piernas. El conductor huyó y nadie se hizo responsable. Dos meses después de aquella desgracia el marido se largó. Ella, su hijo y abuela debían comer y no tenían para invertir en el anterior negocio.

La garganta se me atoró, aborrecí mis prejuicios y me avergoncé. Yo como hombre aun no sé qué hubiese hecho. Su forma de actuar, su sonrisa y candidez adquirieron un fulgor distinto, ella no vivía de lo que le daban, sobrevivía. Y ahí estaba ella, toda una dama sosteniendo a su hijo y su madre.

Aquel día me preguntó: ¿Y tú quién eres? Sin lujo de detalles le conté, pero me hubiese gustado decirle, solo un tonto con suerte.

Que bueno fuera que todos observáramos más allá de lo que vemos en la calle, más allá del prejuicio.

De Byron Pernilla