Tener discapacidad y sin plata

Ser un estereotipo aterra a muchos, pero no es eso precisamente lo que debiese dar miedo, ha de ser horrible aceptar los prejuicios que edifican un estereotipo. Seguir leyendo

Anuncios

Cuando no sales de casa en todo un año

De chavo, bueno, de más joven pues jaja, era todo un socialité bananero. Los fines de semana luego de mi trabajo en el negocio de mi padre y de los estudios, mi gran pasión era por salir a bailar, entonces existían la Discotecas Rodantes, que eran unos tipos con un montón de bocinas y luces psicodélicas, equipo con el que hacían “toques” (fiestas de pago) esto en salones de la ciudad y luego, en varios departamentos del país.
Seguir leyendo

¿Y qué es ayudar a PCD en situación de pobreza?

El asistencialismo social hacia PCD suele verse en el contexto actual como un regalo, algo que siempre se mira con desdén por parte de quienes ostentan el poder, a no ser que sea en época de elecciones. Y quienes no son políticos y no les gusta, es por tanta y tanta gente sin escrúpulos que se aprovecha del lodo…(cómo hay). Seguir leyendo

Julio, la muerte del ateo que me hizo creer más

De niño fue inquieto, contaba su madre quien sin el apoyo del padre había sacado adelante a Julio y sus hermanos, no me acuerdo cuantos más. Aquel joven había abandonado sus estudios, trabajaba ocasionalmente y era parte de un grupo de aquel lugar, entonces empezaban a llamarse: maras. Seguir leyendo

El hogar digno de Juan

a9

Juan es un chico reservado, un tanto serio, bueno quizá mi percepción sea debido a que aún no compartimos tanto por las distancias e inaccesibilidad. Pero igual pudiese tratarse de un rezago de frustración, no es para menos, quedarte en una silla de ruedas por una travesura no es para pelar los dientes.

No me imagino lo que él pensó en el hospital tras el accidente. ¿Con 13 años, que perspectiva tendría de la vida? Con la suerte de haber crecido en una casa de nailon, cartón y madera, rodeado de un olor fétido, en donde seguramente ya ni se distingue el aire puro. No subestimo, pero por más pobre que uno sea, siempre sueña, con algún día, comprarle su casa a mamá; y se es capaz de saber qué lugar se ocupa.

Al conocer a Juan y observar el lugar donde vive, no pude sino entristecerme, yo vengo de un mercado, pero ahí tuve oportunidad de conocer el mundo, y talvez tratarlo. Cuantas veces uno llora el haber perdido la movilidad, no lo sé, todos perdemos la cuenta. Cuantas veces quisiéramos las mismas oportunidades, el mismo respeto, la misma accesibilidad, Etc. y cuantas veces fracasamos, cuanto se nos humilla, ignora y prejuzga: miles de veces. Y ahora veía ese lugar tétrico para la vida de una PCD.

a5v

Una cama armada con palos es donde duerme Juan

Aquella tarde ahí mismo inició la construcción (Ja, me salió como el ratón vaquero) de un sueño, mis palabras les asustaron: hay que hacerle una casa. Tenían razón. ¿Cómo un loco tetrapléjico que ni siquiera ha terminado su casa quiere hacerle una a un parapléjico? Pero Carlos Mancilla de la Municipalidad de Villa Nueva creyó, así como Carolt Enriquez de AMSA y formalizamos una reunión para planear una carrera a beneficio de Asodispro. Recuerdo que ese día no tenía ningún voluntario a la mano, ni plata y salí completamente solo, alguien me prestó, ni el taxista me conocía, todo se daba para que no fuera, pero dos personas me daban una oportunidad y yo no la dejé escapar.

67JJK2

Y la idea empezó a fraguarse. Después se unió Herbert Moll, realizando innumerables viajes a ese lugar alejado de la urbanidad, algunas veces para documentar otras llevando ayuda. Mis amigos Jorge Ortega, José Castillo y Héctor Ochoa, me ayudaron a visitar Juan en el hospital, después en su casa; y siempre pusieron plata para llevarle algo. ¿Saben? No es que alguien estuviese muriendo, pero pocos saben que en depresión, es increíble recibir algo de un desconocido y saber que a alguien le interesas. Herbert lo trasladó a nuestra actividad navideña y la familia de Lissette Veliz le llevó presentes navideños y víveres.

La realización de la carrera era otra cosa, conseguir contactos, financiar, evaluar y desarrollar. Hubieron días que solo Carlos Mansilla, su asistente Gerson Fernandez y yo nos la pasamos todo el día vendiendo números para la carrera. Después, Herbert se nos unió y los Hombres en Acción. El día del evento, afónico y con fiebre me presente junto a mi fiel asistente Julia Hernández, ella junto a todos mis queridos amigos se presentaban con fe, esa que yo solo podía agradecer ignorando el desgaste corporal.

a1

La entrega
Fue este miércoles 13 de septiembre, bajo un sol esplendoroso Giovanni Estrada de CONSTRUCASA nos convocó a la entrega de la casa de Juan. Son dos cuartos, un baño con regadera y una cocina ecológica.

De entrada me estremecí. Desde la calle se puede ver el patio a través de los alambres de púa, una inusual mesa en el lugar con un mantel blanco; el auto paró y vi a varias personas pararse y correr, unos a la cocina y otros a recibirnos, a puchis me dije, ni el presidente, hasta música se escuchaba.

Los padres de Juan preparaban pescado frito y tortillas calientes. A la mesa nos sentamos (es un decir, yo llegué así jeje) solo parte de todos los que apoyaron. Las palabras de don Gerardo, padre de Juan, me llegaron hondo. –“Una noche que me llamó, soñé con la casa, a la mañana le dije a mi esposa: talvez es cierto…después llegaron los albañiles y supe que era verdad…”

a14

Juan solo dijo gracias, que ahora sí tendría su cuarto. Pero hay algo diferente, sonríe más. El pescado estaba rico, pero no sé si era el sabor o la sonrisa de juan lo que más me llenaba. Al final la madre de Juan me despidió con lágrimas, y yo que soy chillon. Lo único que yo puedo decir es que el propósito de mi accidente, lo logré encontrar, no está en un podio, frente a una cámara o vendiendo los espejitos de víctima. Que Dios sabe el porqué de lo que nos sucede, que hay quienes sufren más, que una ley o una idea no sirven para dar un pan.

Yo veo en esto, lo que veo en todo. Existe un Dios, pero no es un mago barato que desmaya gente y saca una casa de un sombrero. Somos a su imagen, somos creadores, no iguales, pero capaces. Nos permite todo, no hay límites, pero haz de trabajar, juntarte con buenas personas, disfrutar de esta vida y amar a tu prójimo, sobre todo, el más pequeño, el más vulnerable.

Mil gracias a todos

Byron Pernilla

 

Si desea apoyarnos: asodispro@gmail.com – Tel. (502) 24428267

Un lugar digno para vivir: un sueño cumplido

:a1v

Es un lugar de difícil acceso, un camino de terracería se adentra en pronunciadas quebradas, sorteadas solo por vehículos de doble tracción. Se llega a una aldea a orillas del lago de Amatitlán, un puñado de casas de madera, cartón o nylon, se esparcen alrededor de una escuelita; nos cuentan que hace poco un niño de esa escuela falleció por dengue hemorrágico.

a4v2

La ultima foto de Juan de pie, le acompaña su madre

El lugar se llama Playa de Oro, de San Miguel Petapa. La Autoridad del Lago, AMSA, administra unas lagunas artificiales, las cuales reciben parte del caudal del Rio Villa Lobos, esto para que trabajadores de la institución saquen la basura, que es en cantidades monstruosas. A la par de ese trabajo, los mozos de la referida institución siembran flores y plantas en el área, manteniendo unos muy bonitos jardines. A pesar de lo bello de varias áreas, el olor que emanan las aguas es nauseabundo.

La primer visita junio 2016

Carlos Mansilla, Gerardo Macolas padrede Juan, junto a dos de sus hijas, Gerbert Moll, Byron Pernilla y Carolt Enriquez.

Don Gerardo Macolas es oriundo de Villa Canales, era pescador, pero ante la cloaca en que este se fue convirtiendo, logró empleo como mozo de AMSA hace como 15 años. En 2013, cuando don Gerardo trabajaba y su esposa se ocupaba de las tareas de la casa, su hijo Juan Macolas Sazo de 13 años salió de la escuela, junto a unos amigos decidieron jugar subiéndose a los árboles, Juan resbaló cayendo de uno de ellos. Aún llegó caminando a casa, la última vez que lo hizo.

Discapacidad y pobreza

Después del hospital, ya en silla de ruedas, Juan regresó a casa, un cuarto como de 3 por 4 metros, donde se apiñan 3 camas en un calor sofocante propiciado por la construcción hecha totalmente de lámina. Las condiciones y medio ambiente son totalmente adversas para el desarrollo de una persona con discapacidad. Juan se deprimió, se ulceró, pasando un poco más de un año en un hospital.

a3v

Visita a Juan durante su hospitalización por úlceras

Lo anterior fue un extracto de un artículo escrito en junio 2016

A mí se me ocurrió que lo primero era ver si se podría construir por lo menos una habitación digna a Juan. Pero me llamaron iluso, alguien me dijo que a lo mucho podríamos llevarles madera por la distancia. Fue irónico, pensar en conseguir algo que ami me llevó años y que nunca término de hacer jaja. La Licda. Enriquez,  trabajadora social de AMSA si creyó, ella había buscado ayuda para el chico y por eso lo conocí. Entonces, con el irrestricto apoyo de Carlos Mansilla del Departamento de Deportes de Villa Nueva, se realizó “Corro por la Chicha” una carrera a beneficio del sostenimiento de la Organización Asodispro, dentro de la cual, la casa de Juan era un proyecto.

a6v

Aquí inicia un largo camino hacia la casa de Juan

Con un sinfín de visitas, apoyadas por el incansable Gerbert Moll, se documentó el caso y se movió cielo y tierra para buscar apoyo para la habitación de Juan. Este mes de agosto 2017, quizá está semana, inauguraremos dos habitaciones y un baño para Juan; además de entregarle una donación de estufa ecológica para su madre y un filtro purificador de agua para toda la familia, esto con la colaboración inmensa de Constru Casa, cuya gerente Licda. Evelyn Sandoval bridó su total apoyo al caso. El padre de Juan pagará a plazos solo una mínima parte (quizá un 7% o menos) de la construcción sin intereses, lo cual acepto muy motivado.

a5v

Una cama armada con palos es donde duerme Juan

Hay tantas cosas que vivimos tras esta locura. Con Gerbert comimos en lugares extraños dentro del carro, esto cuando daba tiempo o a veces ya ni podíamos. El día de la cerrera llegué casi con pulmonía pero llegué. Cuantas llamadas citas y portazos. Pero ello solo para el CPU interno, pues al final nos quedamos con los lindos momentos vividos y la satisfacción de hacer una vida un tanto menos cruel.

Hay muchos atrapados en la miseria, sin siquiera una bendita oportunidad. La causa de las personas con discapacidad no es lo que muchos venden para vivir de ello. Se trata de la plena conciencia de un problema integral, que no se soluciona con lástima.

a7v

Les pedí medir el lugar, muchos de los presentes parecían no muy convencidos, yo por dentro pedía ayuda celestial.

¿De qué me serviría hablar de superación en un escenario si de mi estrato social solo yo superé? Sí, yo sé lo que se siente estar atrapado en un lugar horrible sin esperanza. ¿De qué me serviría llenarme la boca alegando derechos, gastando plata en ello, si hay quien pasa frio pudiendo yo conseguir abrigo? Sí, todo es necesario quizá imprescindible, pero más allá de la rehabilitación técnica, la psicología, los derechos y La Carabina de Ambrosio, hay seres que nunca los conocerán, no porque no quieran, sino porque no logran llegar, y a nadie le interesa.

Consiente estoy que no se puede solucionar la pobreza de todos, pero esa es la excusa para voltear la mirada; el real activismo es invertir en lo verdaderamente necesario. Hoy Juan está motivado, aún hay camino que recorrer. Esperamos lograr sus estudios y trasladarlo de ese lugar, esto para que algún día, él ayude a otra persona con discapacidad.

Byron Pernilla

*Espero traer una entrada con imágenes de la inauguración

*Este artículo escribí acá al respecto

Si tuvieses solo un disparo

auuEs aquella colonia que por tener calles de tierra y no tener drenajes, se conoce como “Zona Roja”, o sea, no te llevan pizza a tu casa. El último repartidor que entró, salió sin moto.

Es de madrugada, en la oscuridad profunda de ese cuarto, se oye gente pasar por la calle, el murmullo denota personas presurosas al trabajo, el presagio que el amanecer está cerca, por fin terminará esa noche de pesadilla sin dormir, y es que estar despierto es la pesadilla. En la pequeña ventana finalmente el sol sale e ilumina esa estancia, tan lento como ayer, tan triste como siempre. Y a esperar, si, esperar que se desocupe para ayudarme, y es que mucho hace con soportarme, pues le escuché decir: “Él es mi cruz”.

Después del desayuno quedo solo, me dejan de compañía una tele, lástima que la gente que sale, tan guapa y tan amable, siempre me saludad igual todos los días y me invitan a ver sus vidas perfectas, tan es así, que también he llegado a pensar que es cierto que quizá yo estoy pagando algo malo que hicieron mis padres, esto según una vecina.

Un tío me regaló un teléfono que ya no usaría pues la empresa le dio uno moderno. Ahí he sabido lo que es Internet, se trata de Facebook, cuando me regalan una tarjeta puedo ver lo que la gente habla (cuando se puede una vez al mes). He logrado hablar con más de alguien, pero cuando me preguntan sobre mi correo me da vergüenza decir que no tengo, pues ni lo conozco.

m1

Estudié la primaria, lástima que solo escuelas de esas hay en mi colonia, para seguir había que ir lejos, tomar el bus ¿Y quién tiene tiempo para llevarme? Como sucedió con mi rehabilitación, dicen en la tele que es gratis, pero cuando fuimos dijeron que ya no había caso, que ya no soy niño y si quiero que me hagan ejercicios, tienen que hacerme “estudios socioeconómicos” para asegurarse que soy tan pobre que merezca que me cobren “solo algo simbólico”. ¿Qué tiempo tendría mi gente de ese proceso, si andan viendo como ganan plata para comer y para darme a mí?

Por eso estoy aquí, tan solo y atrapado. Por más que quisiera ayudar no puedo, no porque no quiera, sino porque no sé cómo, y no sé con qué. Y pensando, sentado en mi vieja silla de ruedas, ya cayó de nuevo la noche, y veré otra vez esos fantasmas, esos que no me dejan dormir, los que solo yo veo. Y amanecerá, será la de nunca acabar, aunque yo no quisiera siquiera despertar.

Fin

Este es un escrito basado en una entrevista que realicé. Esta es mi gente, de ahí vengo, de donde no hay “coffee break”, tampoco niños bien con discapacidad jugando a héroes; pero si hay políticos embaucadores que te regalan sillas de ruedas para una buena selfiee. A veces no hay palabras que conforten, no existen; por ello es mejor llevar oportunidades e invitarlos a intentarlo. Y créanme, muchos han tomado esa pequeña luz y comenzaron a vivir.

Esta semana, frente a un grupo se me ocurrió esta loca analogía de una rola al intentar animar: El mensaje es claro, “Piérdete en la música”, es sumergirte en tu talento, hacerlo a pesar del miedo, del que infunden la superficialidad perfecta. Muchos se sientan a discutir cómo resolver la pobreza, la cual conocen en teoría, y sus estadísticas les arrojan la “necesidad” de esos fríos números, los cuales ni siquiera son la mitad de los que sufren. Y es que una bolsa solidaria no compra pañales, ni los pañales absorben sufrimiento, pero se necesitan, tanto como un abrazo consolador de aquel que te lleva esperanza, pues cree en ti, ya que todos podemos ser lo que nuestra mente quiera, nada más necesitamos oportunidad.

Byron Pernilla

Buena gente

S4

Cruzar la ciudad en auto al medio día, y hacerlo en época de verano, es algo tortuoso, al menos en el insufrible tráfico de mi ciudad. Este sábado acudíamos a una capacitación que daríamos a una PCD, una oportunidad para superarse. En la calle es impresionante ver como muchas personas se chamuscan literalmente al vender cualquier cosa en cada esquina; algunos piden dinero por sus malabares, otros por unas rosas, golosinas, y los hay por la edad o discapacidad.

En uno de los congestionamientos, un motorista pasa a nuestro lado, de pronto más adelante un peatón sale de entre los carros y la moto le da de lleno. Somos espectadores obligados por la temporalidad de un semáforo. Estábamos lejos, quizá 6 u 8 autos, pero nadie prestó auxilio, cuando ya uno de mis amigos se disponía a bajar, los dos protagonistas se pusieron de pie y con dificultad llegaron a la banqueta, uno bastante afectado y el otro con la dificultad de arrastrar su moto y el pedazo de un retrovisor. Allá quedaron, sobándose, quizá gimiendo. En esta ciudad hay muchos asaltos en motocicleta, de ahí la precaución de muchos para bajarse del auto.

Al llegar nos enfrentamos que nuestra alumna, quién vivía en un segundo nivel con gradas exageradamente verticales. Pero a mis colaboradores no les tembló el pulso para subirme. A media subida me arrepentí, los dos sudaban a mares y yo sentía que debía prepararme para un aterrizaje forzoso de un momento a otro. Pero llegamos.

zx3

Conocimos a alguien que tras una herida de bala, había pasado 10 años sin oportunidades. Se le capacitó en el arte de pintura para una empresa de artesanías. Fueron 2 horas en las que el propio gerente le explicó el método, se le dio el equipo y ahora dependerá de ella. Yo no dudo de su éxito, se le ven las ganas y tiene una madre y hermanas que se ve, le aman.

Ya de regreso, el hambre nos estrujaba. Con un dinero que me habían pagado en mi trabajo, dispuse invitar a comer a mis aguerridos voluntarios. Nos fuimos a  un restaurante de pizzas populares, no había para mucho. En la primera banca de aquel lugar estaba *Samuel, un gran viejo amigo, lo veo en las redes sociales de viaje en viaje, un día despierta en Brasil y otro en Alemania, es experto en automatización de productos de consumo masivo.

Hace como un mes estaba compartiendo fotos de su visita a Filadelfia, si, la ciudad gringa en donde Roky hizo realidad su Sueño Americano, ese que hoy es prohibido por muchos que lo lograron. Pero Samuel es todo un ganador, y fue increíble venirlo a encontrar 4 años desde la última vez que nos vimos. Fueron anécdotas y vivencias entre risas y añoranzas; de hecho él era uno de mis grandes apoyos cuando recién vivía solo, me llevaba a la iglesia y cuidaba de mí.

Y se despidió, no sin antes decirme que había pagado la cuenta, le agradecí. Cuando al salir revisaba mi billetera, pos no tenía dinero, no lo había puesto. Primero me asusté, que vergüenza hubiese pasado, pero al final una sonrisa brotó al recordar a mi cuate.

Quise escribir esto pues hay una enseñanza. Hay cosas que cuestan, se sufren y son invisibles. Aquellos que sufren en las calles, a los que les cambia la vida por una distracción, la indiferencia, el miedo, Etc. todo ese barullo que impide que nuestro espíritu abra los ojos. Pero si te concentras en apoyar al prójimo, Dios bendice. Pudiese pensarse que es por suerte, o circunstancial, pero es más sustancioso para el espíritu el sentirse que hay alguien allá arriba que guía tu vida, que te muestra la necesidad, que te muestra el dolor pero igual pone gente excepcional a tu lado, gente buena.

Byron Pernilla

*Nombre ficticio para mantener privacidad de mi amigo

Sin pensar

 

gg77Para quienes el trabajo es una pasión, este resulta en la esencia de su vivir. En medio de esa vida creativa y de constante renovación, se suele pasar por alto esas pequeñeces que decoran nuestro existir, no precisamente el sol y las estrellas como suele decirse.

La semana pasada fue muy tormentosa, tuve problemas de trabajo, salud y sentimentales. En medio de la organización de un evento empecé a padecer de una infección en la garganta, las salidas eran constantes, llevaba un caso muy difícil de un niño abandonado con discapacidad cognitiva, y un abogado me hacía trizas un trámite de la organización, y de pronto, un hacker echó por tierra mis plataformas en la carretera de la información.

Esto afectó incluso a dos miembros de la organización que apoyan en las redes sociales. Con las manos atadas en lo virtual y mientras otros reparaban el desastre, yo continué con las tareas del mundo real, pero vino el golpe fatal. Me informan de la enfermedad de un amigo a quien se le había logrado una vida productiva, luego de una triste etapa al quedar parapléjico por herida de bala.

La misión

Los acontecimientos se desencadenaron con una velocidad ingratamente vertiginosa, el amigo estaba muy grave y le habían desahuciado, no lo querían recibir en los hospitales públicos. Recuerdo una dramática llamada como a las 11:00 de la noche, uno de mis mejores amigos (un voluntario de un corazón de oro) me decía que le llevaban de vuelta a casa pues el hospital no lo quería atender, que sufría dolores. Hablamos de ideas y probables soluciones, esto mientras él escuchaba. Al otro día todos debíamos trabajar. Esa noche no dormí, pensaba y pensaba en el sufrimiento de él, pedía tiempo como algún día lo pedí con mi hijo, anecdóticamente los mismos que ahora acompañaban a mi amigo, en aquel entonces acompañaron a mi bebé.

2013

Al otro día utilizamos todas las armas legales para que mi amigo fuera atendido dignamente en un hospital, aquí quiero expresar mi agradecimiento a la Licda. Ana Ruth Mérida Vásquez, Defensora de los Derechos de las Personas con Discapacidad, quien personalmente apoyó la causa, y no solo por eso, sino por esas conversaciones que sostuvimos (yo totalmente afónico) en las que incluso me brindo consuelo. La última llamada nocturna del caso fue aquel día, a media noche mi mejor amigo había sido sacado del hospital pues no era familiar, el tono entonces era de tristeza pero de una misión cumplida.

El 19 de octubre a medio día recibía la triste llamada sobre la partida del Güicho. Fue un momento en el que te preguntas si vale la pena luchar tanto para ver morir con sufrimiento a  las personas, y es que ya son varios los que nos hacen correr a los hospitales. La muerte en sí no me da miedo, sé que allá habrá un lugar donde nos podremos parar y correr, un lugar en donde no nos traten diferente, pero a mí me duele ver sufrir, aun no lo entiendo. Y he vuelto a llorar como niño.

 El fruto

En los funerales de Luis pude ver, contradictoriamente, la dicha más grande que me dio su partida. Los líderes de mi iglesia derramaron lágrimas, la funeraria estaba llena y todos tenían anécdotas de como Luis Menjivar les había tocado el corazón, su alegría y trabajo en ONG de la iglesia; cuando hubo la ocasión de brindar palabras frente al féretro, los discursos fueron hermosos hasta las lágrimas de todos los presentes. Ese Luis distaba mucho de aquel muchacho callado con muchos problemas que conocimos en el primer Paseo Navideño de 2011. Entonces volví a entender que si vale la pena.

jjj22

Luis Menjivar se sobrepuso a mil y una dificultades, fué un guerrero, aprovechó la oportunidad de trabajar, acepto a Jesús y fue una fuente de inspiración.

El show debe continuar

Al siguiente día debí empezar a nebulizarme para poder trabajar en lo privado, la ida al cementerio había hecho que la infección se extendiera a los pulmones. El sábado tenía que estar desde la mañana hasta las 7:00 de la noche en el parque de Villa Nueva entregando los kit de “Corriendo X  La Chicha”, entrevisté PCD que apoyaran a la organización, pero la fiebre y la dificultad para respirar me sacaron a las 4 de la tarde. El domingo me nebulicé a las 3:45 AM y a las 4:45 salí junto a mis fieles y benditos colaboradores rumbo al evento. La madrugada era mágica, un aire helado que no lastimaba, casi acariciaba bajo el manto de un cielo azul; jadeando, así como tomándome un café que me daba Julia y observando como el sol salía e iluminaba a aquellos afanosos trabajadores que armaban el escenario, no tuve más que agradecer a Dios el privilegio que me da de vivir, la oportunidad de servir por lo menos de algo, la gracia de haber conocido amigos que no merezco y la bendición del amor de Jesús.

cc55

Los planes que no comprendemos

El lunes no tenía voz, no tenía acceso a internet, mi PC colapsó el técnico se la llevó, llevándose dentro todas mis contraseñas. De pronto no podía trabajar, por primera vez en mucho tiempo tenía que descansar a fuerza. Como a las 7:00 recibí una llamada de una dama muy importante en este país, se congratulaba por lo realizado y me daba grandes noticias. Pensé en tantos clavos que tengo, el chanse, proyectos, Etc. terminé riendome de ciertas cosas y determiné que no valía la pena afligirme aquel día.

Decidí disfrutar el día, la fiebre estaba controlada y el bajo estrés ayudaba a mis pulmones. Saque mis CD, mi música (creo que o hubiera sido periodista o disc-jockey) salí a la sombra de un palo de míspero que tengo en el patio y desde ahí tararee mis rolas favoritas, claro, era un tanto consentido. No tenía tanta plata, pero me convencieron de hacer un caldo de gallina, que me comí mientras veía “Cuando Harry encontró a Sally” con la otrora bellísima y una de mis musas Meg Ryan haciendo pareja con el rey del sarcasmo Billy Cristal. Después me recostaron y dormí, logré bloquear mis locas ideas. Era lunes, pero todo se daba para que tuviera un domingo como hace mucho no vivía. Acá una canción que puse a volumen, como si hubiese sido hecha para ese momento.

No soy bueno, creo que soy una extraña conjunción planetaria, contradictorio pero con convicción en lo que creo. Por algún motivo Dios me desarmó, y me llevó a lugares que jamás hubiese pisado sin discapacidad, que lo que he logrado no es por “ser la gran cosa”, NO, creo que se debe a que se tuvo misericordia de mi alma y me envió gente maravillosa para que no tuviese excusa para ayudar y disfrutar de las maravillas de sentirse vivo.

 

A la memoria de Luis Menjivar

Un artículo de Byron Pernilla

La confusión de la causa

EsperanzasHace unos días recibí una llamada de auxilio, se trataba de una dama que se había hecho cargo de un bebé con discapacidad intelectual, los padres con problemas mentales no podían, los familiares cercanos se hicieron los desentendidos y ahora tras un par de años este no estaba reconocido y su benefactora no podía continuar con su cuidado, pues ya el niño se estaba causando daño así mismo, tenía desnutrición, necesitando cuidado y medicamento, fuera de la economía del hogar que lo acogía.

Me di a la tarea de contactar a las instituciones que tratan la discapacidad del infante, pero ooo sorpresa, poco o nada les interesaba, incluso algunas que hacen eventos de recaudación de fondos me dijeron que podría prestar servicios pero eran pagados. Finalmente ya muy noche logré contactar a una organización en la que alguien se conmovió del caso y decidió apoyar. Ya asesorados y sabiendo lo dramático del caso (me enviaron fotos) acudimos a la PDH, quienes entendieron la problemática y actuaron de inmediato. El caso ahora se desarrolla y esperamos un buen fin para el niño.

Entender una causa

No toda persona que trabaja para una causa o tiene que ver en una causa, COMPRENDE la causa. Hay quienes creen que por participar, poseer, haber estudiado licenciaturas o ser de cierto poder económico, ya comprenden la causa. Cuando comprendes una causa es como el médico al que llaman a la media noche, el que cumple por su juramento hipocrático. Claro, alguien que comprende una causa no necesita de jurar nada, y aun sin plata algo hace.

He estado algo malo de salud, bueno mucho; un día debí redactar, enviar o recibir papelería, contestando llamadas del caso del niño, yo en plena nebulización. Mis queridas asistentes me recriminaron por no desentenderme del tema en plena crisis, lo comento pues yo les respondía que nadie quería ayudar al chico fuera de horario de oficina.

Madre Teresa entendió su causa, se despojó de su comodidad y arropó al necesitado, hoy ya es para unos santa y para otros una embustera. Para mí fue solo un ser humano que comprendió que dar al necesitado no es dar lo que te sobra o como dicen muchos “Ya sabes, cuando se puede…”esto lo dicen como una advertencia, ofendiendo la inteligencia. Entender al necesitado es cuando te despojas de lo que te ha costado, y ayudar incluso cuando no puedes, pues algo puedes mover a alguien puedes acudir. Si no puedes sentir siquiera un tanto de lo anterior por tu causa, busca otra.

Por NO entender las causas estamos como estamos, con gente inepta hablando de lo que no comprende. Hay tantas entidades públicas y privadas llenas de gente que cree que MUCHO hacen con ayudar, incluso devengando un sueldo, sueldo que muchas veces es donado. Es como la enfermera de algún hospital público que al reclamarle lo lento de la atención, tienen en la punta de la lengua: -Si no le parece, váyase a un privado.- cuando su sueldo lo pagamos todos con los impuestos. No hay que generalizar, sino, yo no hubiera encontrado apoyo con el chico, pero no me imagino lo fabuloso si muchos comprendieran su causa.

Lástima que una gran mayoría no haga nada sin dinero de por medio, y si lo hace, siempre querrán beneficiarse de alguna manera. Mejora las condiciones en las que vivimos no es un pecado, yo trabajo para ello, pero mi empleo profesional es para eso y mi causa o propósito es otra cosa.

Byron Pernilla

Cuando te friegan

tmf6lpA veces, por más cuero que seas (alta autoestima a prueba de troles), habrá un momento que tanto va el agua al cántaro…

Hace poco un medio escrito me realizó una entrevista, al contactarme yo quería que mi organización asistiera en pleno, pos no se pudo pues se me explicó que se trataba de mi persona. Yo siempre he soñado con un grupo de amigos cuyo propósito sea dignificar a las personas con discapacidad.

A parte que escogieron la peor foto (jajaja viéndolo bien creo que no había de otra), la entrevista variaba un tanto de lo que se me dijo, pero esencialmente decía lo convenido. Hasta ahí todo bien, lo posterior fue lo absurdo.

Por mensajes y correo las primeras protestas eran por el uso del término “discapacitado”, pues lo correcto es persona con discapacidad. Esto fue de lo más recurrente, incluso alguien mencionó que era muy tonto alguien hablando de discapacidad sin saber. Acá aclaro que no se me hicieron las preguntas como se publicaron, de haberme percatado hubiese corregido el apelativo. Si se tomaran un tanto de tiempo, periodistas y críticos, quizá leerían cuanto he escrito sobre el tema.

Después vienen los mensajes criticando la web. Los recurrentes son por falta de estética, que ha dispositivos en los que no se ve bien, que hay fotos sin título o explicación, que esto ofende a las personas ciegas y el último relacionado al área de empleo: parece circo de colores. Veamos: en cuanto a la estética, podemos diferir pues es un término susceptible al subjetivismo. ¿Qué sería del mundo si la estética de los años 50 en moda fuera la ley por siempre? ¿Y la psicodelia de los 70 o la New Wave de los 80? Incluso en la crítica del arte, lo que para muchos significaba un desastre terminó costando millones debido a un idealista llamado Picasso, él simplemente creyó en su idea. En cuento a los dispositivos, si tenemos alguna dificultad en iPhone, pero se trabaja con Responsive Web, trabajándose el reparar esa pequeña, es pequeña, falla. Respecto a las fotos sin descripción, si las hay, pero hace falta no tener mucho que hacer para buscarlas pues son las menos, claro, ahora no faltará quien las cuente. Fui a ver otras páginas dedicadas a discapacidad y que lamentables en comparación al concepto de ASODISPRO. En cuanto al color de la sección de trabajo, uso colores de la diversidad, por si no se dieron cuenta.

El colmo fue alguien que publicó que yo “debería estar agradecido” con un hospicio católico que me ayudó al comienzo de mi discapacidad. Esto mientras miembros de la iglesia a donde asisto me preguntaban porque dije que era “Cristiano Evangélico”. En algún momento de la entrevista dije que era cristiano, nada más. Yo respeto muy profundamente la espiritualidad de todos, cuanto he escrito de mi gran agradecimiento al sacerdote O´lery por el hospicio que me cobijó, y que parte de mi vida se la debo a mis mejores amigos que encontré en la iglesia a la que asisto.

Hubo un momento que me afectó, no es que me moleste por todo, lo he sobrellevado siempre, tengo ya 10 años de presencia en internet. Pero he estado enfermo, tanto escribir de domingo a domingo pasa factura. Unos días antes debí renunciar a un trabajo pues no se valoraba mi aporte, eso afectó seriamente mis finanzas. Las visitas de ayuda a las personas o movilizaciones por eventos que se realizan las costeo de mi bolsa. Hay personas que ayudan pero después quieren que les pague un precio alto. De remate, a un amigo que le firme como fiador una deuda, la pagó, pero después pidió otro préstamo con ese mismo consentimiento, ahora no paga y al parecer el banco pretende que pague, no me aflige pues ellos no rectificaron la firma, pero saca de honda. Incluso hasta mi gran asistente está enferma.

Muchos quisieran verme en mis necesidades, mi humilde casa, en mi pedazo de silla, con los dolores tras estar 14 horas sentado diariamente, los dolores y moretones que sufro cada que salgo de casa; y porque no, verme en un vídeo dando lástima. Y hay tanto que no digo, pues no quiero sonar como tantos que se alimentan de la lástima, pero no se les va hacer, y les afectará que diga que no vivo de la discapacidad. Y por más que algunos hagan por afectar los años de trabajo, no podrán, pues tengo convicción y creo en Dios.

Tranquilo

Hubo mucha circunstancia para que me desmoralizara. Pero ya pasó, estoy acostumbrado a la crítica, tomo en cuenta solo la de quienes sé, han entendido el propósito. Mi colmillo sabe que no hay que caer en el trave de los trol, que sería de YouTubers como Chumel Torres si se pone a leer que es un vendido, hace lo que siempre he hecho yo, usarlo como chiste.

fb

Cuando he tenido el privilegio de participar en mi congregación

Muchas PCD no realizan sus sueños pues temen el ridículo, piensan que o perfecto o mejor nada, y eso será su legado. Yo he optado por hacer, por intentar llevar apoyo a quienes quieren una oportunidad de empleo o aquellos olvidados en una silla de ruedas. NO soy bueno, hago lo que creo es mi propósito, pero desarrollo cada idea con todo mi ser, con todo el corazón. Amo a quienes me dicen esto está mal, pero toma, con esto que hice se verá mejor; los que aportan, trabajan y creen.

No existe una página como ASODISPRO, habrá mejores pero ninguna se ha edificado con tanta pasión y sin un centavo de presupuesto. Seguirá habiendo muchos críticos, expertos, doctos y licenciados en tal o cual cosa, no me interesa su opinión. Me interesa la de los empresarios con visión solidaria, así como la de quien sabe lo que ha costado y trabajan con amor, pero más aún, la de aquellas personas que este proyecto les ayudó a cambiar sus vidas para bien, muchos de los que estaban sin esperanza.

Byron Pernilla

La condena de la discapacidad

dormitorios del hospicio cabañas

Hace poco visité un centro caritativo de rehabilitación y/o desahucio atendido por monjas. Recordé mi paso por esos lugares, esos momentos estrujantes del despojo que muchos transitamos, la impotencia, la rabia y la enorme tristeza del duelo, de la muerte del yo anterior.

Tener de compañeros ancianos abandonados por sus hijos, personas olvidadas por enfermedades mentales o indigentes ocasionales, no puede sino terminar de edificar un trauma, cosa que pocos logran superar a plenitud. Y es que a parte de ese cuadro desolador de compañeros, debes seguir reglas: que no debes hablar con pacientes del otro sexo, que se prohíbe usar teléfono, horario restringido de visitas, horario de comer, dormir, levantarte, Etc.  Siempre he pensado que al ser una persona de escasos recursos no solo adquiriste una discapacidad, además eres condenado a la prisión en donde acaban con el quizá poco espíritu de lucha que te queda.

Entonces conoces casos similares, personas que edifican tu manera de pensar en cuanto a la discapacidad. La mayoría, por lógica, vienen de áreas marginales, muchos acostumbrados a la vida dura de esos logares, al sentimiento de víctima y de resentimiento con la sociedad. De ellos debes acostumbrarte a su aparente insensibilidad, ríen de todo y de todos, mientras ponen apodos hirientes por discapacidad. Igual debes aparentar dureza, lo contrario sería señal de cobardía una oportunidad para ser la mofa de todos.

Muy en lo profundo todos lloramos. Al principio llegan varios a la hora de visitas, poco a poco solo llegan tus parientes más cercanos, finalmente te conformas con el saludo de algún desconocido. Ver caer la tarde es muy triste, a través de alguna ventana ves lo amarillo del sol mientras cenas, quizá cuando antes a esa hora tu día era joven. Y observas ese cuadro desolador de tu presente, personas insensibles, otras sin futuro y algunas solo esperando el viaje…la partida de este mundo. Y te pasa por la mente al mirar un anciano: ¿Para qué vivir tanto si así terminará? Ahí no vale ninguna frase prefabricada de ánimo, no, el que te digan que todo pasa por un buen propósito es el chiste más cruel que te puedan contar.

Silla de ruedasMuchas personas que salen de esos centros casi que bloquean esas vivencias, es mejor ignorar aquel terrible miedo que se siente bajo una máscara de crueldad; hay quienes muchos años después aún sufren pesadillas de aquellos momentos, quizá nunca lo superarán. Es paradójico que solo un pequeño grupo tiene acceso a esos lugares en donde hay fisioterapistas, pues a pesar de lo duro de la experiencia, allí te enseñan a cuidarte; lo que pasa es que entonces el dolor del alma es muy grande. Actualmente alguien necesita de atención por ulceras o problemas relacionados a la discapacidad, al llegar a estos lugares debe esperar a que alguien se le de alta o muera para tener ingreso, claro, hay tantos en lista esperando, que muchos han muerto esperando. Si vas a instituciones privadas te hacen un “estudio sociológico” para ver si de veras eres pobre para solo “cobrarte algo simbólico”, como si cuando te piden plata en la calle tu les hicieras ese estudio; y es que para darte una atención mínima debes dar lástima.

Todos los que sobreviven a estas condiciones después de adquirir una discapacidad y se adaptan a su nueva vida, son personas de real valor, no tuvieron la plata ni el medioambiente para publicar su historia de segregación, encarcelamiento y coraje (como algunas esnob que hay), pero son valientes sobrevivientes de una invisible tortura psicológica y física.

Un artículo de Byron Pernilla

Ser agradecido

aaaaaaaa1111

Vista del Lago de Amatitlán junio 2016

Enfrente de una casa de nylon y lámina, un niño en un calzoncillo amarillento, como de 5 años, camina descalzo, en la mano lleva una botella plástica de lo que alguna vez se vendió como jugo de naranja. El infante mete una pajilla (sorbete, popote, Etc.) en aquel recipiente sucio, succiona como jugando a que había líquido, al parecer si hay, a saber qué. Una persona adulta lo observa, quizá su madre, pero está más interesada amarrando unas bolsas grandes de basura. Seguir leyendo

Apoyo social, derechos y política PCD

V-Disability-2-cropDespués de sostener reuniones de trabajo sobre discapacidad con personas de Chile, España y México; así como palpando la opinión en el mundo empresarial en el que trabajo en lo privado, la opinión generalizada es que las personas con discapacidad en Guatemala carecen de unidad y liderazgo en la búsqueda del mejoramiento de su calidad de vida.

Hace como 8 años terminé de escribir un proyecto que imaginé ayudaría a muchas PCD a encontrar empleo. Trabajando en iniciativa privada quería que otros lo lograran. Me acerque al CONADI y se me aclaro que ellos solo ven la cosa política al respecto, y que para tener voz y voto se debía pertenecer a alguna organización afiliada, ser designado por esta como representante y que había entidades para escoger. Bueno me dije, esto es como la CDAG o como lo fue el PRI en México, dictaduras perfectas pues las bases ya están bien enraizadas; muestra de ello la eterna presencia de los mismos, con los mismos resultados por los siglos de los siglos, amén. Seguir leyendo

Ven, demos esperanza

!Apoya!

!Apoya!

El inicio de la historia de una aventura llamada FELIX

“Lubina” es una chica de 28 años, debido a una enfermedad congénita nació con deformación facial, paraplejia y problemas de comunicación. Su madre debió luchar por las dos, el hombre no quiso saber de ser padre. Pero la valiente mamá no quiso desprenderse de su hija, ha trabajado desde costurera hasta recogiendo material reciclable en la calle. “Antonio” un joven de 30 años fue asaltado en un bus urbano, esto mientras trabajaba de mensajero. Tras sufrir un disparo de arma de fuego quedó postrado en silla de ruedas. Él tiene 3 hijos en edad escolar, su esposa está enferma y con dificultad hoy comen. Cualquiera podría ser uno de ellos. Seguir leyendo

Si ayudas, te ayudarán

Byron Pernilla

Byron Pernilla

Hace como 8 años enfrenté un momento muy difícil, después de haber salido de un hospicio, iniciado una familia, un negocio y trabajar como ayudante de contabilidad, de pronto, me había quedado solo, sin nada de lo que había logrado. Por mi alta discapacidad me resultaba muy difícil vivir solo, no conocía a nadie y no tenía en donde caer muerto. Todo era consecuencia de una relación absorbente, quizá equivocada.

Soy práctico, sabía que había perdido otra batalla, pero la guerra continuaría. Decidí buscar una casa hogar, a veces comía una vez al día y sabía que los vecinos que me ayudaban se cansarían tarde o temprano. Tomé el teléfono y llame a varias radioemisoras, buscaba una casa hogar en donde pudiese trabajar y ayudar. Seguir leyendo

¿Quieres participar en una inspiradora historia?

Marcelina y Sandra

Marcelina y Sandra

Era la época setentera, Marcelina era una joven común, soñadora y enamorada. A su vida había llegado el amor de una pareja, que se vio reflejado en un tempranero embarazo. La espera fue linda y llena de ilusiones. Llegado el día del alumbramiento los doctores le comunicaron a Marcelina que su niña era especial. Un problema congénito había afectado el desarrollo del cerebelo de la recién nacida, tendría pocas probabilidades de sobrevivir, a parte de tener paralizado casi todo su cuerpo.

Pero Marce (de cariño) no era de las que se derrumban ante las pruebas de esta vida, no, ni pensarlo. El padre de la criatura si. El hombre que había fecundado aquel ovulo, se espantó, era mucho para él, y decidió abandonar el barco. Marce quedó sola, pero con un corazón que vale por tres. Sandra Jeannette le puso por nombre. Seguir leyendo

Mirka Tairy Sofía, una felicidad que debió ser constante…

Solidaridad

Solidaridad

(Génesis del Paseo Navideño Asodispro)

El año pasado conocí a Mirka Tairy Sofía, una hermosa niña de 10 años. Aunque la nena había nacido con las aptitudes convencionales, ataques de epilepsia le habían provocado parálisis cerebral (PC), esto pues durante una de las convulsiones, como a los 6 años, ella aspiró su saliva y dejó por algunos momentos de respirar.

El asunto es que su joven madre había luchado sola para el sostenimiento de ambas. En Guatemala existen instituciones que recaudan dinero para efectuar fisioterapia a los niños con problemas de locomoción, pero muchas veces las madres deben llevar a los niños a los centros de rehabilitación y cuando una madre es soltera eso dificulta el traslado del niño afectado, puesto que la progenitora debe trabajar. Por tanto Sofí pasó casi toda su niñez en su casa, con personas que su madre pagaba para que le atendieran. Alguien podría decir que también se debió pagar para que la nena fuera llevada a la fisioterapia, pero quien dijera eso no tendría las dimensiones que en este país representa un salario mínimo, a parte de lo que implica el gasto en el cuidado de una PCD. Seguir leyendo

CADENA DE FAVORES -II-

Paola L. López L.

Paola L. López L.

Mefiboset en la casa del Rey

Ahora bien, después de esta trayectoria donde persiste el dolor físico, el dolor de vivencias propias y circunstancias no deseadas, me he logrado levantar con la mano de Dios y los que me han rodeado en sus “cadenas de favores” y por iniciativa propia, aún en las circunstancias que he vivido, el levantarse del dolor es parte de lo que algunos llamamos iniciativa, positivismo y emprendimiento.

Años atrás empezamos con mi familia la labor de apadrinar niños de escasos recursos una vez al año. Un día me senté con mi mamá a platicar porque mi problema físico se ha agravado con dolores en las articulaciones, me truenan los huesos, ya no puedo caminar como antes, y se me ha complicado con artrosis en las rodillas y caderas, comentándole, le decía que muchos nos acercamos a ayudar el necesitado de escasos recursos, pero cuántos de nosotros vemos la verdadera realidad de una persona con discapacidad, de las que muchos no conocen y no se ven. Hoy hace pocos años iniciamos visitando a niños y adultos con diferentes discapacidades y no se imaginan la realidad en la que viven, no terminaría de contarles la infinidad de necesidades no solo las básicas, sino morales, espirituales, de salud, apoyo, etc. Somos muy pocos los favorecidos, los que encontramos apoyo. Con mi familia tomamos la decisión de realizar está cadena de favores ya con niños con discapacidad, haciendo participe a familiares y amigos, labor que de se ha extendido y se ha convertido en un Ministerio llamado Mefiboset, apoyado ahora por mi Iglesia.

Fue así que la sensibilidad de conocer estas situaciones un día viendo un programa de televisión vi a Byron Pernilla Director de Asodispro, me lleno tanto el corazón de saber que existía una Asociación de Personas productivas con Discapacidad, tanto fue así que pronto hice contacto con su persona, sin conocerle mucho recuerdo que le comente de mi proyecto de apadrinar niños con discapacidad y solo teníamos comunicación por teléfono, poco tiempo antes del paseo navideño de Asodispro, le llame para solicitarle el listado de personas que asistirían al paseo, diciéndole: voy a ver cómo te apoyo, PERO no me comprometo a nada, porque no me gusta quedar mal con nadie, (es algo que digo porque realmente a base de promesas no se ayuda) días después me bendijo con llevar dos cajas enormes de regalos, dulces, chocolates, lápices decorados, gaseosas, desechables, etc., tanto que tuve que pagar un taxi y no me cobró para llevarme más bien me dio un aporte para ayudar, me sentía tan agradecida con Dios y feliz de conocer por primera vez a Byron, a Asodispro a su directiva y sus colaboradores.

¿Quién era Mefiboset?

2ª. Samuel capitulo 9, versículos 2 al 13

Hoy por hoy, ya no ha sido una vez al año apadrinar niños, la necesidad no es una vez al año, es diaria, es constante. He visto padres que llevan a terapia a sus hijos, viendo cómo conseguir para pagar un taxi, llevando a su hijo, solo con los alimentos para el niño, conseguir para los pañales, llevar la silla de ruedas y los aparatos que utilizan; el esfuerzo tiene un nombre: AMOR. Ahora ya formo parte de la Directiva de Asodispro en el área social y estamos en la búsqueda de unir voluntarios a nuestra cadena de favores de Asodispro y Mefiboset.

Un artículo de Paola L. López L. para  Asodispro®

Para cualquier apoyo a PCD en condición de pobreza:

Paola López: asocialasodispro@gmail.com

Byron Pernilla: asodispro@gmail.com

http://www.asodispro.com

CADENA DE FAVORES -I-

Paola L. López L.

Paola L. López L.

Cadena de favores (Pay It Forward en inglés) es una película estadounidense de 2000, dirigida por Mimi Leder. Está protagonizada por Haley Joel Osment, Kevin Spacey, Helen Hunt y Jon Bon Jovi. La historia está basada en la novela homónima de Catherine Ryan Hyde.

Está película también está a diario en la vida real.

El pensamiento del ser humano en hacer algo por el prójimo solo se queda en el pensamiento y no como acción o hecho, a veces se piensa que está muy lejos el poder buscar a quién ayudar, pero es muy simple, desde nuestra casa podemos empezar a ver que nuestro prójimo está más cerca de lo que imaginamos, para poder iniciar una “cadena de favores” lo puedes hacer con tus padres, tus hermanos, tus amigos, tus compañeros o tus vecinos.

En mi vida, puedo contar muchas veces que he recibido “cadenas de favores” de otras personas. ¿Cómo, se preguntarán algunos? Desde que nací mis padres me han brindado su amor, su apoyo y su mejor condición de vida, es allí donde empieza la “cadena de favores”, pero la principal ha sido creer en Dios, mis primeros años de vida los médicos indicaban que no iba a caminar, Dios misericordioso me brindó su favor, en que a los cuatro años de edad diera mis primeros pasos, pero siempre vista por una cojera leve entre mis piernas. (Por supuesto hubo varias cirugías antes, pero ninguna fue para quedar bien).

Al crecer y al pasar el tiempo no crean que todo fue a base de favores, también crecí ante el rechazo de compañeros que no me aceptaban dentro del grupo escolar por el no poder caminar bien, o correr como todo niño, por lo que utilicé bastones, muletas, andadores, silla de ruedas; tengo un historial enorme, pero regresando a la cadena de favores, en mi trayecto de vida si las he tenido muchas veces, voy a comentar alguna de ellas:

Film Cadena de Favores

Film Cadena de Favores

Las cadenas de favores hacia mi persona:

  • Mis quince años, recuerdo tener el doble de vestido, buqué, zapatos, todo el doble para celebrarme y del cual fue un día muy especial y lindo.
  • Mi última cirugía, estaba perdiendo mi hueso fémur del lado derecho, una familia sensibilizada ante mi problema, fui favorecida con el costo total de mi cirugía del cual pase casi un año completo en recuperación (6 meses enyesada de cuerpo completo).
  • Inclusión laboral, he tenido buenos trabajos en los que me he podido desempeñar.
  • Al casarme, era emocionante ver como las personas se acercaban apoyarme con los preparativos ya que era de alegría salir de mi casa vestida de blanco y realizar este paso; al pasar el tiempo a pesar que los médicos me indicaban que era mejor no tener hijos para no perjudicar mi estado físico, me dio la más grande bendición el poder ser madre de una bella niña, recuerdo que tuve más de 5 “fiestas de baby shower” de amigos, familiares, compañeros de trabajo era una alegría, para darle la bienvenida a mi hija; pero después de los 40 días de nacida de mi hija también se presenta una tragedia. Mi esposo sufre un accidente y pasar meses en el hospital, en el intensivo en estado de coma no era para estar bien en lo posible como esposa, pero a pesar de esta situación Dios se hizo presente por medio de mi familia, Iglesia, amigos y compañeros de trabajo, en ese entonces la “cadena de favor” se presentó de la manera que no se pueden imaginar, mi sala llena de víveres en cantidades enormes que tenía que decirle a mi madre que hiciera bolsas para compartir con las personas necesitadas de mi vecindad. Después recuerdo que cuando él falleció, no tenía nada más que un contrato funerario con Q.200.00 de anticipo y pensaba: ¿Qué voy hacer para pagarlo? Y se vuelve a mostrar la “cadena de favores”, un amigo de él paga el total de los gastos de la funeraria y para enterrarlo un primo nos da un lugar especial con todos los gastos pagados, y también nunca se me olvidará, el gesto tan bonito de mis compañeros de trabajo en ese tiempo en reunir fondos con ventas entre ellos mismos para aportarme ayuda en ese momento que me fue tan útil para abarcar todos los gastos que se me presentaron, no era una situación fácil, pero Dios estuvo presente con “una cadena de favores”.

Han habido otras circunstancias en las que me ha tocado sufrir, de las cual es en otro momento les puedo contar, pero a lo que quiero llegar es que en algún momento dado de nuestra vida hemos recibido una “cadena de favores” en cantidad de veces pero nunca las contamos, ahora te hago una pregunta: ¿Cuántas veces has sido útil para ser partícipe de una cadena de favores?

Continuará el próximo martes…

Un artículo de Paola L. López L. para  Asodispro®