¿Qué cambiarías este año?

Cuantas veces hubiésemos querido tener un DeLorean y como Marty McFly, regresar al pasado y evitar esas decisiones que negativamente afectaron nuestras vidas. Seguir leyendo

Anuncios

Tener discapacidad y sin plata

Ser un estereotipo aterra a muchos, pero no es eso precisamente lo que debiese dar miedo, ha de ser horrible aceptar los prejuicios que edifican un estereotipo. Seguir leyendo

Cuando no sales de casa en todo un año

De chavo, bueno, de más joven pues jaja, era todo un socialité bananero. Los fines de semana luego de mi trabajo en el negocio de mi padre y de los estudios, mi gran pasión era por salir a bailar, entonces existían la Discotecas Rodantes, que eran unos tipos con un montón de bocinas y luces psicodélicas, equipo con el que hacían “toques” (fiestas de pago) esto en salones de la ciudad y luego, en varios departamentos del país.
Seguir leyendo

¿Si Jesús tocara ahora la puerta qué le pedirías?

Recibí en casa la visita de unos grandes amigos, ellos son practicantes firmes del cristianismo y me hicieron una pregunta qué  podría calificarse de religiosa, pero que creo es de profunda filosofía y revelaría mucho de una persona si se contestara con sinceridad. Seguir leyendo

Un día pesado

Esperan el bus, saber cuántas veces lo han hecho, cuanto tiempo. Aquí en esta ciudad que se gana premios por sus macetas, por verde, por moderna, por tantas cosas que no recuerdo, pero nunca por inclusiva o accesible. Seguir leyendo

La vergüenza de una silla de ruedas

Desde pequeños nos enseñan que es incorrecto, claro, esto de acuerdo a la escala de valores que se maneja en el primer universo que conocemos: la familia. Nos muestran que hacer lo incorrecto nos debe dar vergüenza, pues hacemos el ridículo ante todos. Seguir leyendo

El fastidio de trabajar

El trabajo es esencial en la vida de un ser humano responsable, fuente incansable de satisfacciones, pero motivo principal de nuestro estrés, dolores musculares, insomnio, Etc. Puedes amar lo que haces, pero como ser humano hay un momento que te cansas, el tráfico, las personas odiosas, normas, plazos, Etc. y gritas ¡Que cansado me siento! Y nunca falta quien te diga: Debieras ser agradecido, cuantos quisieran tu trabajo y no tienen. Seguir leyendo

El tiempo no borra

Cuando se trata de infortunios el tiempo no los borra como dice la melodía, lo que sucede es que con una actitud adecuada su recuerdo ya no duele tanto. Seguir leyendo

Eliges el corazón

¿Y cómo continuar sin motivos? Era la pregunta. Solo frente a mi escritorio, con una pantalla apagada, veía un destino igualmente negro. Seguir leyendo

Discapacidad: ¿Un castigo?

Siempre me he preguntado cómo sería mi vida si nunca hubiese realizado aquel fatídico salto del Pato Lucas, sí, ese que hace cuando no hay agua en la piscina. Al contrario de lo que muchos dicen que eran cuando la vida les cambió al adquirir una discapacidad física, seres malos, yo no lo era, bueno eso creo yo.

Seguir leyendo

Atrapados en la discapacidad

Esta semana alguien en aflicción me preguntó cómo le había hecho para hacer lo que hacía (siendo alguien sin preparación ni plata, no me lo dijo pero lo sentí), que como fue que me acepté. Seguir leyendo

El fruto de un adíos

Fue hace como 18 años. Yo, un vil aventurero, me había arriesgado a “robarme” a mi novia e iniciar una descabellada historia, a la que se opusieron muchos, pero que me dejaron hacer. Seguir leyendo

El hogar digno de Juan

a9

Juan es un chico reservado, un tanto serio, bueno quizá mi percepción sea debido a que aún no compartimos tanto por las distancias e inaccesibilidad. Pero igual pudiese tratarse de un rezago de frustración, no es para menos, quedarte en una silla de ruedas por una travesura no es para pelar los dientes.

No me imagino lo que él pensó en el hospital tras el accidente. ¿Con 13 años, que perspectiva tendría de la vida? Con la suerte de haber crecido en una casa de nailon, cartón y madera, rodeado de un olor fétido, en donde seguramente ya ni se distingue el aire puro. No subestimo, pero por más pobre que uno sea, siempre sueña, con algún día, comprarle su casa a mamá; y se es capaz de saber qué lugar se ocupa.

Al conocer a Juan y observar el lugar donde vive, no pude sino entristecerme, yo vengo de un mercado, pero ahí tuve oportunidad de conocer el mundo, y talvez tratarlo. Cuantas veces uno llora el haber perdido la movilidad, no lo sé, todos perdemos la cuenta. Cuantas veces quisiéramos las mismas oportunidades, el mismo respeto, la misma accesibilidad, Etc. y cuantas veces fracasamos, cuanto se nos humilla, ignora y prejuzga: miles de veces. Y ahora veía ese lugar tétrico para la vida de una PCD.

a5v

Una cama armada con palos es donde duerme Juan

Aquella tarde ahí mismo inició la construcción (Ja, me salió como el ratón vaquero) de un sueño, mis palabras les asustaron: hay que hacerle una casa. Tenían razón. ¿Cómo un loco tetrapléjico que ni siquiera ha terminado su casa quiere hacerle una a un parapléjico? Pero Carlos Mancilla de la Municipalidad de Villa Nueva creyó, así como Carolt Enriquez de AMSA y formalizamos una reunión para planear una carrera a beneficio de Asodispro. Recuerdo que ese día no tenía ningún voluntario a la mano, ni plata y salí completamente solo, alguien me prestó, ni el taxista me conocía, todo se daba para que no fuera, pero dos personas me daban una oportunidad y yo no la dejé escapar.

67JJK2

Y la idea empezó a fraguarse. Después se unió Herbert Moll, realizando innumerables viajes a ese lugar alejado de la urbanidad, algunas veces para documentar otras llevando ayuda. Mis amigos Jorge Ortega, José Castillo y Héctor Ochoa, me ayudaron a visitar Juan en el hospital, después en su casa; y siempre pusieron plata para llevarle algo. ¿Saben? No es que alguien estuviese muriendo, pero pocos saben que en depresión, es increíble recibir algo de un desconocido y saber que a alguien le interesas. Herbert lo trasladó a nuestra actividad navideña y la familia de Lissette Veliz le llevó presentes navideños y víveres.

La realización de la carrera era otra cosa, conseguir contactos, financiar, evaluar y desarrollar. Hubieron días que solo Carlos Mansilla, su asistente Gerson Fernandez y yo nos la pasamos todo el día vendiendo números para la carrera. Después, Herbert se nos unió y los Hombres en Acción. El día del evento, afónico y con fiebre me presente junto a mi fiel asistente Julia Hernández, ella junto a todos mis queridos amigos se presentaban con fe, esa que yo solo podía agradecer ignorando el desgaste corporal.

a1

La entrega
Fue este miércoles 13 de septiembre, bajo un sol esplendoroso Giovanni Estrada de CONSTRUCASA nos convocó a la entrega de la casa de Juan. Son dos cuartos, un baño con regadera y una cocina ecológica.

De entrada me estremecí. Desde la calle se puede ver el patio a través de los alambres de púa, una inusual mesa en el lugar con un mantel blanco; el auto paró y vi a varias personas pararse y correr, unos a la cocina y otros a recibirnos, a puchis me dije, ni el presidente, hasta música se escuchaba.

Los padres de Juan preparaban pescado frito y tortillas calientes. A la mesa nos sentamos (es un decir, yo llegué así jeje) solo parte de todos los que apoyaron. Las palabras de don Gerardo, padre de Juan, me llegaron hondo. –“Una noche que me llamó, soñé con la casa, a la mañana le dije a mi esposa: talvez es cierto…después llegaron los albañiles y supe que era verdad…”

a14

Juan solo dijo gracias, que ahora sí tendría su cuarto. Pero hay algo diferente, sonríe más. El pescado estaba rico, pero no sé si era el sabor o la sonrisa de juan lo que más me llenaba. Al final la madre de Juan me despidió con lágrimas, y yo que soy chillon. Lo único que yo puedo decir es que el propósito de mi accidente, lo logré encontrar, no está en un podio, frente a una cámara o vendiendo los espejitos de víctima. Que Dios sabe el porqué de lo que nos sucede, que hay quienes sufren más, que una ley o una idea no sirven para dar un pan.

Yo veo en esto, lo que veo en todo. Existe un Dios, pero no es un mago barato que desmaya gente y saca una casa de un sombrero. Somos a su imagen, somos creadores, no iguales, pero capaces. Nos permite todo, no hay límites, pero haz de trabajar, juntarte con buenas personas, disfrutar de esta vida y amar a tu prójimo, sobre todo, el más pequeño, el más vulnerable.

Mil gracias a todos

Byron Pernilla

 

Si desea apoyarnos: asodispro@gmail.com – Tel. (502) 24428267

Buena gente

S4

Cruzar la ciudad en auto al medio día, y hacerlo en época de verano, es algo tortuoso, al menos en el insufrible tráfico de mi ciudad. Este sábado acudíamos a una capacitación que daríamos a una PCD, una oportunidad para superarse. En la calle es impresionante ver como muchas personas se chamuscan literalmente al vender cualquier cosa en cada esquina; algunos piden dinero por sus malabares, otros por unas rosas, golosinas, y los hay por la edad o discapacidad.

En uno de los congestionamientos, un motorista pasa a nuestro lado, de pronto más adelante un peatón sale de entre los carros y la moto le da de lleno. Somos espectadores obligados por la temporalidad de un semáforo. Estábamos lejos, quizá 6 u 8 autos, pero nadie prestó auxilio, cuando ya uno de mis amigos se disponía a bajar, los dos protagonistas se pusieron de pie y con dificultad llegaron a la banqueta, uno bastante afectado y el otro con la dificultad de arrastrar su moto y el pedazo de un retrovisor. Allá quedaron, sobándose, quizá gimiendo. En esta ciudad hay muchos asaltos en motocicleta, de ahí la precaución de muchos para bajarse del auto.

Al llegar nos enfrentamos que nuestra alumna, quién vivía en un segundo nivel con gradas exageradamente verticales. Pero a mis colaboradores no les tembló el pulso para subirme. A media subida me arrepentí, los dos sudaban a mares y yo sentía que debía prepararme para un aterrizaje forzoso de un momento a otro. Pero llegamos.

zx3

Conocimos a alguien que tras una herida de bala, había pasado 10 años sin oportunidades. Se le capacitó en el arte de pintura para una empresa de artesanías. Fueron 2 horas en las que el propio gerente le explicó el método, se le dio el equipo y ahora dependerá de ella. Yo no dudo de su éxito, se le ven las ganas y tiene una madre y hermanas que se ve, le aman.

Ya de regreso, el hambre nos estrujaba. Con un dinero que me habían pagado en mi trabajo, dispuse invitar a comer a mis aguerridos voluntarios. Nos fuimos a  un restaurante de pizzas populares, no había para mucho. En la primera banca de aquel lugar estaba *Samuel, un gran viejo amigo, lo veo en las redes sociales de viaje en viaje, un día despierta en Brasil y otro en Alemania, es experto en automatización de productos de consumo masivo.

Hace como un mes estaba compartiendo fotos de su visita a Filadelfia, si, la ciudad gringa en donde Roky hizo realidad su Sueño Americano, ese que hoy es prohibido por muchos que lo lograron. Pero Samuel es todo un ganador, y fue increíble venirlo a encontrar 4 años desde la última vez que nos vimos. Fueron anécdotas y vivencias entre risas y añoranzas; de hecho él era uno de mis grandes apoyos cuando recién vivía solo, me llevaba a la iglesia y cuidaba de mí.

Y se despidió, no sin antes decirme que había pagado la cuenta, le agradecí. Cuando al salir revisaba mi billetera, pos no tenía dinero, no lo había puesto. Primero me asusté, que vergüenza hubiese pasado, pero al final una sonrisa brotó al recordar a mi cuate.

Quise escribir esto pues hay una enseñanza. Hay cosas que cuestan, se sufren y son invisibles. Aquellos que sufren en las calles, a los que les cambia la vida por una distracción, la indiferencia, el miedo, Etc. todo ese barullo que impide que nuestro espíritu abra los ojos. Pero si te concentras en apoyar al prójimo, Dios bendice. Pudiese pensarse que es por suerte, o circunstancial, pero es más sustancioso para el espíritu el sentirse que hay alguien allá arriba que guía tu vida, que te muestra la necesidad, que te muestra el dolor pero igual pone gente excepcional a tu lado, gente buena.

Byron Pernilla

*Nombre ficticio para mantener privacidad de mi amigo

Ladrones

f79Era un domingo 29 de noviembre de 2009, a 4 meses de la partida de mi hijo, yo intentaba salir de la depresión que como mi sombra me perseguía día y noche. Salí a desayunar fuera de casa, previo a ir a mi congregación. Disfruté la mañana, mi silla eléctrica me daba la oportunidad de sentirme autónomo. Después de mi reunión un amigo me acompañó al supermercado, compre algo de comida para la semana. Llegué a casa a eso de las 8:00 PM; quienes me acostaron (vecinos) dejaron amarrada la puerta con un lazo, la idea era que sería más fácil de entrar para ayudarme que si se dejaba con llave.

Aquel lunes era como tantos, como siempre uno de mis mejores amigos me llegaba a levantar a eso de las 7:00 A. M. Había despertado muy relajado, al rato tocó mi cuate. En lo que me desamarraba (para evitar golpes por mis espasmos de piernas, las sujetaban) yo le conversaba ya no me acuerdo que, pero recuerdo verlo muy serio. Me preguntó con un vejo de desconcierto: – Y que tal la compu…- -Pues no ha dado problema.- Respondí. Y el sentenció – Es que no está.-

imagenes-para-mi-mejor-amigo-de-facebook_resultMe colocó en mi escritorio. Él debía ir a trabajar en un banco, tenía que irse, lo hizo no sin antes dar la voz de alarma a mis vecinos y amigos. Cuando se fue, y quedé solo, fueron los minutos más extraños que he tenido en mi vida. Extraños pues 4 meses antes habían sido los más tristes de mi vida, en ese mismo lugar me habían informado de la partida de mi niño. Pero esta vez era deferente, no tenía lágrimas, parecía un chiste cruel, ver mi casa vacía, el lazo de la puerta cortado con quizá cuchillos, mi escritorio otrora con poco espacio, ahora era una pila de papeles regados. Fueron más de Q 30.000.00 lo que se llevaron.

Luego estuvieron las lágrimas de mi fiel asistente, vecinos y la llegada de mi mejor amigo, al cual siguieron grandes amigos más. Después de haber ido al MP, y regresar ya noche, en la bajada de la Avenida Hincapié, las luces al pie del volcán de Pacaya parecían tristes. El taxista puso la radio y el locutor le daba la bienvenida a la época navideña haciendo sonar “Navidad sin ti”…parece cuento pero es cierto, uno de mis amigo pidió apagar el radio.

Mis pensamientos volaban. ¿Qué más podría salir mal? Muy dentro de mí hubiese querido que me hubieran matado. Llegué a saber que muchos rumoreaban que yo debí haber sido un tipo muy malo, que “algo” había hecho para que Dios me castigara de ese modo. Y es que un culpable debía haber. Ya en casa, me esperaban otros amigos, me entregaron una ayuda colectada ese día, fue Lubia quien me la entregó. Oramos, y yo si me destrocé entonces.

Aquella noche me costó dormir. Hoy lo sé, entonces no lo entendí. Cuatro amigos se quedaron a dormir junto a mi cama, en el piso. Lo jocoso fue que uno de ellos nunca soltó un bate de béisbol durante toda la noche. Oyendo sus ronquidos, comprendí lo bendecida que era mi vida, yo un don nadie solo y con discapacidad, tener la fortuna de haber encontrado amigos.

Llegué a la conclusión que no había nada peor para mí en esta vida como la muerte de mi hijo, que nada podría hacerme sentir culpable de lo que no he hecho. Que era un comienzo otra vez, que era de cero. Que aquel domingo lindo que había tenido, no era raro, que iba a tener muchos más si no me dejaba vencer por esos ladrones, que podrían llevarse todo pero no mi felicidad.

De los ladrones casi no hablé nunca, no les deseé nada, es que entonces me centraba más en mi mala suerte. Solo recuerdo que eran cacos gachos (corrientes), intentaron sacar la refrigeradora, pero no pudieron, al verla esa noche quise jamón del que había comprado, o sorpresa no estaba. Entonces si me dio el ataque. ¡Todo menos mi jamón tipo americano!…jajaja.

Hace ya casi 8 años que se entraron a mi casa y barrieron con todas mis cosas de valor material, el trabajo de más de 15 años con discapacidad. El robo fue el detonador para salir de la oscuridad, lo contrario de lo que pudo pensarse. Descubrí que soy muy rico, que puedo estar solo, pero sentirme arropado por amigos. Que Dios no me ha castigado, es que sabe que necesito, como y cuando. Y es que, siempre que llovió, paró.

Un artículo de Byron Pernilla

Dedicada al gran ser humano Carlos Mancilla

El valor de verte al espejo

mirar-espejoHay horas bajas en nuestro existir, cuando muchas cosas de la vida se desmoronan cual hormiguero en medio de una tempestad de mayo. Lo que tanto nos costó, se ve ensombrecido por, quizá, fatales errores que no nos cansamos de lamentar, mientras a nuestro lado quedan esos verdaderos amigos, que fungen como un paraguas, que se quitará cuando el sol ilumine los campos rebosantes del roció, no sé si de lluvia o de sentimiento.

Seguir creyendo

Alguna vez llegué a pensar que no habían buenas personas, que todas actuaban según la circunstancia que les beneficiara, que ni políticos, religiosos o autoridades, actuaban bien por convicción, que todo era relativo a la situación. Claro, estaba amargado, fueron unos meses en que, por circunstancias de la vida, terminé una relación conyugal de 11 años. Había perdido muchas cosas, mi negocio, mi trabajo y finalmente mi familia.

Antes de la relación tenía muchas amistades, pero al iniciarla la distancia y mi discapacidad me impidieron tener sociabilidad, como acostumbraba. Durante muchos años me entregué a mi proyecto de familia, negocio y trabajo, y de pronto, estaba solo. Recuerdo que una medio hermana llevó un sacerdote a casa, sirvió un poco de desahogo, pero yo necesitaba trabajo o una casa hogar pues no podía servirme mi comida, mientras los vecinos ya se estaban casando de ayudarme a levantar y acostar; él religioso dijo que regresaría con noticias, aún lo estoy esperando.

6481462658463-amigos-falsos

Ahí estaba yo desconsolado en mi peor desgracia económica, consiente que muchos, sabiendo y pudiendo por lo menos buscarme un lugar, simplemente se hacían los locos. Alguien llegó a casa y me dijo que “Mucha gente vive bien de pedir dinero en la calle…” Aquella insinuación me hizo tener pesadillas. Sucede que hay amigos o familiares, que te consuelan por compromiso y por ello la insensibilidad, y quizá terminan apagando aquella difusa luz de ilusión por días mejores.

En la noche me acostaban y dejaban cerrada la casa a oscuras pues yo no podía apagar la luz. Con una linterna me ponía a leer libros, el más recurrente era la biblia, quizá era lo último a lo que me aferraba de esperanza. Después de escribir o llamar a varios medios (aquí agradezco a Rina Montalvo de Prensa Libre o Nelson Leal de Emisoras Unidas) encontré amigos, un trabajo y descubrí a Dios.

Sobradas razones hubiese tenido de perderme, después de lograrlo todo tras mi accidente, llegar a solo tener arena entre los dedos. Pero yo sabía que había gente buena allá afuera, personas que no te consolarán por compromiso, sino, aquellas que te hacen sentir mejor persona. La presencia de Dios es la que te hace resistir todas aquellas malas intenciones de quienes, a saber por qué, se divierten destruyéndote; mientras defender tus principios te da el valor de verte al espejo.

Sigo siendo iluso

A finales del año pasado, un señor tocó a mi puerta. No había nadie en casa, gritó algo que pareció mi nombre, entonces decidí salir a ver. Era un señor como de 60 años, me dijo que era de una iglesia a media cuadra de mi casa, que su padre había fallecido en un accidente de tránsito hacía unas horas y que necesitaba dinero para llegar a la morgue y luego para el entierro. Lo dijo entre lágrimas…¡Y orale! Ahí vino a mi aquel momento pasado, y fui a ver mi billetera. Tenía Q. 120.00 era lo que necesitaba para terminar la semana, ya estaba en aprietos de fin de mes, pero agarré el billete de a Q. 100.00 y es que sé de ese sufrimiento.

19962566

A media noche desperté… a pesar de todo, nunca había visto a ese señor, por un instante pensé que quizá me habían visto la cara, y no de listo, pero me dormí con una sonrisa, pensé: – No, nadie jugaría con eso -. Al otro día se fue a a la iglesia para averiguar y efectivamente se confirmaba mi cara de tonto, además debía ver de donde sacaba plata para reponer el timo.

La semana pasada una señora llamó a la puerta, esta vez sí había más personas. “Está el señor que ayuda” preguntaron, le fueron a abrir, contándonos que tenía un niño con parálisis cerebral y que era madre soltera. Le facilité unos formularios sociales y le dije que a su vuelta vería que hacer. Nunca regresó.

Ya he tomado medidas para evitar recibir gente cuando estoy solo. Lo rescatable es que no se tiene mal concepto de mi persona, aunque al añadirle lo baboso no resulta tan bueno.

Nos debe servir

A pesar de todo, ahora sé que allá afuera hay mucha gente que sufre, muchos que no solo necesitan apoyo moral o de frases vacías, sino, de alguien que haga algo tangible, como muchos ya lo hacen. Muchas personas abusarán de nuestra forma de ser, se regocijaran en la penumbra con el botín de nuestra humillación intelectual, no sé si a ellos les llegue a servir de algo en sus vidas, pero si debe servirnos trascendentalmente a nosotros.

Son momentos de prueba extrema de nuestros principios, de soltar lo emprendedor o genio que seamos, quizá dejar ir esa esencia que nos agrada y que nos hace distintos a los demás; son esas voces que nos gritan que no ayudemos, que es mejor no hacer nada, puesto que lo único que vale es seguir construyendo un nombre banal, al fin y al cabo todos lo hacen.

Lo trascendental es seguir siendo la misma persona, esa que nos agrada al ver el espejo, quizá pelón o peludo, pero originalmente buen ser humano, ese que agrada a quienes llamamos amigos.

Hay barcas que deben pasar grandes tormentas, los daños que traen al puerto sirven para hacer mejores naves, al punto, que son de bendición pues llegan a salvar vidas.

Dedicado mi amiga L.E. V. y Fam.

Un artículo de Byron Pernilla

Cuando te friegan

tmf6lpA veces, por más cuero que seas (alta autoestima a prueba de troles), habrá un momento que tanto va el agua al cántaro…

Hace poco un medio escrito me realizó una entrevista, al contactarme yo quería que mi organización asistiera en pleno, pos no se pudo pues se me explicó que se trataba de mi persona. Yo siempre he soñado con un grupo de amigos cuyo propósito sea dignificar a las personas con discapacidad.

A parte que escogieron la peor foto (jajaja viéndolo bien creo que no había de otra), la entrevista variaba un tanto de lo que se me dijo, pero esencialmente decía lo convenido. Hasta ahí todo bien, lo posterior fue lo absurdo.

Por mensajes y correo las primeras protestas eran por el uso del término “discapacitado”, pues lo correcto es persona con discapacidad. Esto fue de lo más recurrente, incluso alguien mencionó que era muy tonto alguien hablando de discapacidad sin saber. Acá aclaro que no se me hicieron las preguntas como se publicaron, de haberme percatado hubiese corregido el apelativo. Si se tomaran un tanto de tiempo, periodistas y críticos, quizá leerían cuanto he escrito sobre el tema.

Después vienen los mensajes criticando la web. Los recurrentes son por falta de estética, que ha dispositivos en los que no se ve bien, que hay fotos sin título o explicación, que esto ofende a las personas ciegas y el último relacionado al área de empleo: parece circo de colores. Veamos: en cuanto a la estética, podemos diferir pues es un término susceptible al subjetivismo. ¿Qué sería del mundo si la estética de los años 50 en moda fuera la ley por siempre? ¿Y la psicodelia de los 70 o la New Wave de los 80? Incluso en la crítica del arte, lo que para muchos significaba un desastre terminó costando millones debido a un idealista llamado Picasso, él simplemente creyó en su idea. En cuento a los dispositivos, si tenemos alguna dificultad en iPhone, pero se trabaja con Responsive Web, trabajándose el reparar esa pequeña, es pequeña, falla. Respecto a las fotos sin descripción, si las hay, pero hace falta no tener mucho que hacer para buscarlas pues son las menos, claro, ahora no faltará quien las cuente. Fui a ver otras páginas dedicadas a discapacidad y que lamentables en comparación al concepto de ASODISPRO. En cuanto al color de la sección de trabajo, uso colores de la diversidad, por si no se dieron cuenta.

El colmo fue alguien que publicó que yo “debería estar agradecido” con un hospicio católico que me ayudó al comienzo de mi discapacidad. Esto mientras miembros de la iglesia a donde asisto me preguntaban porque dije que era “Cristiano Evangélico”. En algún momento de la entrevista dije que era cristiano, nada más. Yo respeto muy profundamente la espiritualidad de todos, cuanto he escrito de mi gran agradecimiento al sacerdote O´lery por el hospicio que me cobijó, y que parte de mi vida se la debo a mis mejores amigos que encontré en la iglesia a la que asisto.

Hubo un momento que me afectó, no es que me moleste por todo, lo he sobrellevado siempre, tengo ya 10 años de presencia en internet. Pero he estado enfermo, tanto escribir de domingo a domingo pasa factura. Unos días antes debí renunciar a un trabajo pues no se valoraba mi aporte, eso afectó seriamente mis finanzas. Las visitas de ayuda a las personas o movilizaciones por eventos que se realizan las costeo de mi bolsa. Hay personas que ayudan pero después quieren que les pague un precio alto. De remate, a un amigo que le firme como fiador una deuda, la pagó, pero después pidió otro préstamo con ese mismo consentimiento, ahora no paga y al parecer el banco pretende que pague, no me aflige pues ellos no rectificaron la firma, pero saca de honda. Incluso hasta mi gran asistente está enferma.

Muchos quisieran verme en mis necesidades, mi humilde casa, en mi pedazo de silla, con los dolores tras estar 14 horas sentado diariamente, los dolores y moretones que sufro cada que salgo de casa; y porque no, verme en un vídeo dando lástima. Y hay tanto que no digo, pues no quiero sonar como tantos que se alimentan de la lástima, pero no se les va hacer, y les afectará que diga que no vivo de la discapacidad. Y por más que algunos hagan por afectar los años de trabajo, no podrán, pues tengo convicción y creo en Dios.

Tranquilo

Hubo mucha circunstancia para que me desmoralizara. Pero ya pasó, estoy acostumbrado a la crítica, tomo en cuenta solo la de quienes sé, han entendido el propósito. Mi colmillo sabe que no hay que caer en el trave de los trol, que sería de YouTubers como Chumel Torres si se pone a leer que es un vendido, hace lo que siempre he hecho yo, usarlo como chiste.

fb

Cuando he tenido el privilegio de participar en mi congregación

Muchas PCD no realizan sus sueños pues temen el ridículo, piensan que o perfecto o mejor nada, y eso será su legado. Yo he optado por hacer, por intentar llevar apoyo a quienes quieren una oportunidad de empleo o aquellos olvidados en una silla de ruedas. NO soy bueno, hago lo que creo es mi propósito, pero desarrollo cada idea con todo mi ser, con todo el corazón. Amo a quienes me dicen esto está mal, pero toma, con esto que hice se verá mejor; los que aportan, trabajan y creen.

No existe una página como ASODISPRO, habrá mejores pero ninguna se ha edificado con tanta pasión y sin un centavo de presupuesto. Seguirá habiendo muchos críticos, expertos, doctos y licenciados en tal o cual cosa, no me interesa su opinión. Me interesa la de los empresarios con visión solidaria, así como la de quien sabe lo que ha costado y trabajan con amor, pero más aún, la de aquellas personas que este proyecto les ayudó a cambiar sus vidas para bien, muchos de los que estaban sin esperanza.

Byron Pernilla

Dos damas, un corazón

imagenes-de-esperanza-2Hace algún tiempo escribí sobre una singular pareja de mujeres, madre e hija. Marce, por un par de décadas ha cuidado a Sandra, persona con discapacidad, ello vendiendo comida ambulante en las afueras de una empresa. Después de trabajar ahí por casi 9 años, un buen día llega la competencia, ella le enfrenta, pero tienen mejores medios y sus ventas bajan. Hace como un año, más o menos, le dan el tiro de gracia, un policía de la fábrica le informan que ya no le dan permiso para vender.

La cosa se pone color de hormiga, Marce no encuentra empleo pues, su edad ya no es aceptada, algunos informan de algún trabajo, pero es lejos y no hay quien asista a Sandra, quien es dependiente. El fondo es cuando les cortan la energía eléctrica, la vida suele ser cruel.

Un amigo formidable de este blog dona plata y se paga la deuda eléctrica. El alivio es momentáneo, la difícil situación necesita solución, los amigos nos quebramos la cabeza y pos no hay mucho de esperanza, nuestra economía igual hace agua. Uno de los intentos es poner una venta de ropa usada, enviamos lo que recolectamos pero la casa no es un buen lugar y solo se logra vender poco. La madre abnegada sale a vender comida a la calle, pero le hace falta unas cosas (por respeto no lo diré) y los amigos hacemos la coperacha (unimos fuerzas) y juntamos lo necesario.

Al pasar por donde ella vendía, se pone a conversar con un policía de la empresa y se entera que los jefes de la empresa no habían querido que ella se fuera, era cosa del agente que la corrió; después se sabría que el policía había actuado en contubernio con la competencia, que no satisfecha con quitarle ventas, le habían querido eliminar.

Cuando se actúa sin escrúpulos, y la codicia cubre con su oscuridad el corazón de las personas, ni ellas mismas saben el dolor que causan. No diré las cosas tristes que sé por lo sucedido, pero si quiero gritar ese infeliz sentimiento de impotencia que sentí, muy pocos saben lo tortuoso que es en esta sociedad ser persona con discapacidad, mujer y de escasos recursos.

Amigos, en las buenas y malas

Las cosas en la vida de esas dos lindas damas regresan paulatinamente a la “normalidad”: el no pasar penas en la oscuridad. Y es que ser feliz es relativo a la actitud, para algunos es tener plata, el amor de pareja, el viajar, Etc. Pero para algunos, basta con disfrutar de los que se tiene.

Aprovechando el cumpleaños de uno de mis amigos, y con la primera ganancia de sus ventas, Marce nos invitó a comer. Fue en un parque público, ahí llegó esa admirable mujer, canastos al hombro, como una joven de alguna empresa que sirve por un sueldo. Puso una manta en el llano, se hincó y empezó a sacar platos y comida. Carne asada, arroz, frijoles, aguacate y refrescos, un banquete digno de reyes, no de esos que compran el poder, sino de nosotros, que nos sentimos los más afortunados reyes al probar manjares horneados y servidos con amor: eso no tiene precio.

a3

14/05/2016

La vida es extraña, la mayoría ignora lo que tiene, y muy tarde se dan cuenta que el dinero no compra más que vanidad. Tampoco crea usted que soy de los que culpan a los que tienen, na que ver. Cada mañana trabajo buscando tenerlo para construir mis sueños. Y es que las principales causas por las que las amistades se pierden es por poder y dinero, por ello quien encuentra un amigo, encuentra el tesoro más grande en esta tierra.

Un artículo de Byron Pernilla

¿Y tú quién eres?

Marca-Personal

Hablar de marca personal suena a capitalismo me dijo un amigo, nada extraño para mi, viniendo de un socialista de buena cepa. El término está hoy día relacionado al Marketing y la Web 2.0, existen cursos que específicamente desarrollan la idea, enseñan una teoría de la cual (aunque no se den cuenta algunos) todos practicamos. Seguir leyendo

Malagradecido

x1oo

¿Y si fuera al revés?

Decir “por favor” o “dar gracias” es algo implícito de las buenas costumbres, algunos son bien instruidos por sus padres y conocen su necesidad, otros la descubren en el trayecto de sus vidas y muchos otros nunca comprenderán su significado. El problema es cuando decirlo se vuelve obligación, y no se está acostumbrado a ello. Seguir leyendo

El primer año del resto de nuestras vidas

Rick Hansen

¿Cuantas veces has tenido que detenerte, ver hacia atrás y decidir reiniciar de nuevo desde cero? No sé tú, pero lo mío es cíclico, a saber si es un círculo vicioso, pero como que me he habituado. Lo que a veces lo detiene a uno es la cobardía de perder, el miedo a hacer daño o el pánico al “Que dirán”, o sea al ridículo social. Uno de los factores positivos de agarrar el toro por los cuernos, y enfrentarse de cara al cambio es que descubre a tus verdaderas amistades, así como aquellas que solo están contigo por conveniencia o provecho.

 St. Elmo’s Fire

Uno de mis años favoritos fue 1985, aquel año se estrenó la película “El primer año del resto de nuestras vidas” título en español del film St. Elmo’s Fire. Esta película influyó mucho en mí, descubrí el temor en mí a la mediocridad. La trama se desarrollaba en la amistad de 7 jóvenes que terminan la universidad y se enfrentan a la madurez, cada uno a su forma, y porque no, a su fortuna de tener o no oportunidades. Seguir leyendo

Apariencias

Byron Pernilla

Byron Pernilla

Los amigos con quienes saldría llegaron casi de improvisto; ataviado de un pants deportivo, una playera negra metalera y un par de tenis, no creí necesario cambiarme de ropa, solo halé una gorra y emprendí el viaje burocrático. Mi transporte sería un camioncito rotulado con el nombre de una asociación no lucrativa, para evitar la problemática de bajar y subir de mi silla de ruedas, decidí viajar con todo y silla en la palangana del vehículo. La primera parada fue en una sucursal municipal, ahí chévere, las secretarias tan lindas me hicieron sentir bien, observé nuevamente como, cuando salgo casual, las personas no me tratan tan ceremoniosamente. Bueno, después de las conquistas, perdón, de los primeros trámites, nos encaminamos a la cede municipal, ahí la cosa sería diferente. Seguir leyendo

Ven, demos esperanza

!Apoya!

!Apoya!

El inicio de la historia de una aventura llamada FELIX

“Lubina” es una chica de 28 años, debido a una enfermedad congénita nació con deformación facial, paraplejia y problemas de comunicación. Su madre debió luchar por las dos, el hombre no quiso saber de ser padre. Pero la valiente mamá no quiso desprenderse de su hija, ha trabajado desde costurera hasta recogiendo material reciclable en la calle. “Antonio” un joven de 30 años fue asaltado en un bus urbano, esto mientras trabajaba de mensajero. Tras sufrir un disparo de arma de fuego quedó postrado en silla de ruedas. Él tiene 3 hijos en edad escolar, su esposa está enferma y con dificultad hoy comen. Cualquiera podría ser uno de ellos. Seguir leyendo

Las Súper Mujeres

yech

Modelo guatemalteca

Vivimos en un mundo machista, que aunque muchos luchamos por desterrar, en él siempre existen estereotipos fetichistas, despectivos, ofensivos, Etc. Todo ello en contra de la imagen de una mujer, a la cual muchos hombres solo ven como un objeto, para algunos de placer, para otros de servidumbre y para algunas culturas de esclavitud.

Una mujer muy cercana a mi vida me comentó algo común para muchos. Trabajando en un supermercado, el gerente le dijo que ella podría ascender si se “portaba bien” con él. Ella me explicó que lo anterior significaba acostarse con el gerente mínimo una vez por semana. Lo primero que pregunté fue si lo había denunciado, me dijo que no, que necesitaba el trabajo, era nueva empleada y su economía pasaba muy serios problemas; no aceptó, y siguió trabajando hasta que se hastío de lo mal del trabajo y renunció meses después. Uno se sorprende al saber en que empresas sucede esto, pero no debiera, es común, muchas veces no podemos sentenciar a quienes no actúan como lo hubiésemos hecho nosotros; hay circunstancias, una de ellas, la más determinante: necesidad. Seguir leyendo

¿Existe Dios?

69Escuché a un predicador católico decir, Martín Valverde, que era mil veces mejor tener un buen amigo ateo, que un amigo creyente y mala persona. Que fabulosa enseñanza. Cuantos ministros y sacerdotes abusadores hay, nunca lo sabremos.

En el hospicio para desahuciados en el que viví durante los 90´s, cierta vez llegó un niño con un tumor en un ojo. Tendría 6 años, el cáncer le había hecho perder totalmente la vista, y uno de sus ojitos era monstruosamente grande. Supe que un familiar lo llegó a dejar, y que después nadie nunca lo visitó. Seguir leyendo

La sexualidad no es exclusiva

Sexualidad y Discapacidad

Sexualidad y Discapacidad

¿Que significa una Persona con discapacidad?

Ser una persona con discapacidad es ser una persona con unas circunstancias diferentes a las de la mayoría, no me siento “un discapacitado” sino uno más.

Es cierto que hay ocasiones en que uno se siente diferente a la gran mayoría, especial, hasta discriminado por que este mundo aún no está hecho para todos, eso es algo que tenemos que luchar.

¿A que nos referimos con discapacidad? Seguir leyendo

Héroes Anónimos

batman-silla-de-ruedas_thumbSiempre he admirado a personas con discapacidad que logran una vida convencional, o sea, un trabajo, fundar una familia y poseer un noble corazón; los aprecio más que a  los famosos, que tienen su merito, pero es más fácil escalar montañas, ser campeón deportivo, activistas o artista, que tener una vida plena y ayudar al desafortunado desde el anonimato.

Tengo un grupo lindo de cuates que nos reunimos a celebrar desde hace 8 años 3 veces al año, semana santa, cumpleaños y navidad. Quiero escribir sobre dos de ellos, de quienes aprendí más de lo que ellos dicen que aprendieron de mí.

Raúl Seguir leyendo